Emmanuel Macron está en marcha

(Foto: AP)

Francia es un país que se distingue en el mundo por los principios emanados de su Revolución de 1789, principios que impactaron fuertemente en el mundo entero.

Tras la proclamación de la Revolución francesa y la abolición de la monarquía en Francia, en 1792, se han sucedido grandes perIodos de gobierno denominados repúblicas en el siguiente orden:

Primera República Francesa (1792–1804), Segunda República Francesa (1848–1852), Tercera República Francesa (1870–1940), Cuarta República Francesa (1946–1958) y la Quinta República Francesa (1958–Presente).

Francia es una República democrática con un sistema semipresidencialista. Tras la reforma constitucional del 2000, el presidente de la República es elegido por cinco años mediante sufragio universal directo.

El presidente marca las grandes líneas de la política interior y exterior francesa. Puede disolver la Asamblea Nacional y utilizar, en caso de crisis, poderes excepcionales.

El 15 de mayo de 2012 tomó posesión como presidente de Francia el socialista François Hollande, quien gobernó hasta el 14 de mayo de 2017. De acuerdo al resultado de los comicios de la semana pasada, el liberal independiente Emmanuel Macron será quien presida el gobierno de Francia durante los siguientes cinco años, a partir del 15 de mayo.

¿Quién es Emmanuel Macron? Nació en Amiens, al norte de Francia, el 21 de diciembre de 1977. Su biógrafo François-Xavier Bourmaud dice que es un ser humano que corre y no mira atrás, y quien desde joven ha querido ser muchas personas a la vez, filósofo, novelista, banquero, presidente. Agrega que es un muchacho de rostro aniñado y maneras de hombre mayor, “un Peter Pan al revés”.

He aquí un rasgo de su personalidad: un día dijo a sus padres “Quiero hacer la primera comunión”. Jean-Michel Macron y Françoise Noguès, sus padres, ambos médicos, no habían bautizado a Emmanuel de 12 años ni a sus otros dos hijos. Emmanuel se sale con la suya: bautizo y primera comunión.

Emmanuel Macron fue el alumno estrella en La Providence, la escuela de los jesuitas en Amiens. Gozaba de una vida burguesa, provinciana.

A la maestra Brigitte Trogneux, hija de una vieja familia de comerciantes chocolateros, casada con un banquero y con tres hijos, le habían hablado de este alumno. Se conocieron en el club de teatro. Juntos escribieron una obra. Empatizaron. Él, de 16 años; ella de 39. Al paso de los años, Brigitte sería su esposa hasta el presente.

El biógrafo Bournaud continuó: “A él no lo desvela demasiado el episodio de su matrimonio con una mujer mayor. Es un momento poco conocido y sin embargo, fundador para el personaje, porque es la primera gran prueba personal, íntima que afronta en su vida. Contribuye a forjar su determinación. Ahí ya se ve al Emmanuel Macron que quiere romper los códigos, no vivir según las reglas impuestas”.

Anne Fulda, otra biógrafa de Macron escribe al respecto y dice que en otro país quizá sería visto como un delito; en Francia es una gran novela. “Volveré, y me casaré con usted”, le prometió el alumno a la profesora.

Los padres intentaron disuadirlo, él no escuchó, corrió, no se entretuvo, aceleró, y se marchó a París para estudiar el último curso del bachillerato. A Macron le gusta leer a Stendhal, a Balzac y a Flaubert. Se ve a sí mismo como el protagonista de un relato, una aventura.

Viajó a París para seguir con sus estudios. Acabó el bachillerato en el liceo Henri IV. Obtuvo el título de Filosofía en la Universidad de París-Nanterre. También se graduó en Ciencias Políticas en el Instituto de Estudios Políticos de París (2001) al tiempo que se convirtió en militante del Partido Socialista a los 24 años.

Continuó sus estudios y en 2004 salió como Inspector de Finanzas de la Escuela Nacional de Administración (ENA), donde se forman las élites francesas.

En 2008 ingresó al Banco Rothschild donde permaneció durante cuatro años. Como funcionario de esta institución se encargó de la OPA (Oferta Pública de Adquisición de Acciones) de Nestlé a una filial de Pfizer. Y en la puja por el negocio de nutrición infantil, Nestlé se impuso sobre Danone. El gigante suizo de la alimentación se comprometió a pagar a la farmacéutica estadounidense 11 mil 850 millones de dólares y sustanciosos dividendos.

Macron, además de hacerse rico cultivó contactos e hizo amistad con personas influyentes como el gran patrón de Nestlé, Peter Brabeck, con el prestigioso economista Jacques Attali con quien redactó en 2008 un informe sobre crecimiento económico encargado por Nicolás Sarkozy, o con Jean-Pierre Jouyet, amigo de Hollande y secretario general en el Elíseo. Estos dos últimos fueron quienes le introdujeron en el círculo del presidente francés Sarkozy entre 2006 y 2007.

 

En 2011, Macron apostó por la candidatura de Hollande y participó en la elaboración de sus discursos y programa. Tras ganar las elecciones en 2012, el presidente lo incorporó a su gabinete y le encargó el área económica, así como los preparativos y las negociaciones en el G-20 y la Unión Europea. Macron dejó las finanzas por la política, es decir, dejó el banco por el Elíseo.

Macron fue nombrado secretario general adjunto de la Presidencia el 15 de mayo de 2012, a las órdenes del nuevo secretario general Pierre-René Lemas. Emmanuel Macron tenía la confianza de las empresas y en sus dos años en el Elíseo fue el encargado de mantener el nexo del presidente con los grandes patronos.

El 26 de agosto de 2014 fue nombrado ministro de Economía, Recuperación Productiva y Asuntos Digitales una decisión especialmente criticada por parte de algunos parlamentarios socialistas opuestos a las medidas reformistas de Hollande inspiradas por Macron.

En abril de 2016 lanzó el movimiento político ¡En Marcha! un nombre que coincide con sus iniciales. Ante las críticas socialistas sobre la creación del movimiento, François Hollande acogió con "naturalidad" su creación señalando que se trata de “un político que quiere hacer política”.

“Queremos preservar el modelo social francés. No haremos una política en detrimento de los asalariados, pero hay que reconocer la necesidad de tener un motor en la economía, y ese motor es la empresa”, explicó Macron en una entrevista, sintetizando las reformas de Hollande.

El 30 de agosto de 2016 dimitió como Ministro de Economía para dedicarse a su proyecto político centrista, sin descartar convertirse en candidato en las elecciones presidenciales de Francia de 2017. Dejó el cargo siendo el ministro mejor valorado del gobierno y el político de la izquierda preferido de los franceses.

Alejándose de los postulados socialistas Macron declaró en agosto: "La honestidad me obliga decirles que ya no soy socialista". En 2015 ya había explicado que había sido militante del Partido Socialista, pero ya no lo era. En noviembre de 2016 confirmó su candidatura a las elecciones presidenciales de Francia de 2017.

El 7 de mayo de 2017, Macron ganó las elecciones presidenciales francesas en las cuales derrotó a su rival, Marine Le Pen, por una amplia diferencia y se convirtió, a sus 39 años, en el presidente más joven en la historia del país.

En agosto de 2016 renunció como Ministro para dedicarse de lleno al movimiento político que acababa de crear: ¡En Marcha!

JJ/I