Aluzarte expone obras hechas en Puente Grande

Desahogo. Las reclusas reciben clases de técnica, así como historia del arte, así como otras actividades complementarias, como clases de yoga. (Foto: Cortesía)

En la próxima exposición colectiva a inaugurarse en el Ex Convento del Carmen, las artistas, todas mujeres, no estarán presentes. No darán discursos y no cortarán ningún listón inaugural. No estarán ahí para decirles a los asistentes “estas alas significan libertad”, “utilicé una paleta de colores fría”, “aquí hablo de tal concepto”. Mientras los asistentes vean sus pinturas ellas se encontrarán encerradas en un lugar llamado Puente Grande.

Aluzarte, arte en prisión se inaugura mañana con obras que realizaron alrededor de 30 mujeres recluidas en la Comisaría de Reinserción Femenil, de Puente Grande, en donde recibieron talleres de desarrollo personal y artístico a través del colectivo Aluzarte durante siete meses.

Sofía Reynoso es la fundadora del colectivo. Un día, hace algunos años, recibió una llamada de extorsión en la que el supuesto secuestrador le pedía un rescate para regresar a una hija que Sofía no tiene. “Cuando acabó con sus amenazas le pregunté qué es lo que tenía que estar pasando para recurrir a algo tan violento, y él me contó las condiciones en las que vivía, que lo orillaron a extorsionar. Me dijo que él había soñado con ser escritor; se me partió el corazón, por eso quise aportar algo para que estas personas puedan tener una mejor calidad de vida, que las saque de vivir en su pasado o de añorar su futuro, sino crear algo desde el presente”, contó en entrevista a NTR.

Además de enseñarles historia del arte y técnicas básicas para pintar, las reclusas recibieron clases de meditación y de yoga, similares, contó Reynoso, al proceso que utilizó Nelson Mandela en su propia reclusión. La fundadora del programa contó que además hicieron un registro de sus resultados, que arrojó, por ejemplo, que después de los talleres 89 por ciento de las mujeres reportó una mejor calidad de sueño y 55 por ciento una disminución de ansiedad, otras comentaron que habían fortalecido lazos con sus compañeras y que ahora tenían una comunicación más rica con sus familiares.

Además de pinturas, en el Ex Convento se exhibirán carteles sociales que las reclusas hicieron a través de los talleres que la asociación Escucha mi Voz realizó en colaboración con Aluzarte. Claudia Tello, directora de la asociación, comentó para NTR que las mujeres participaron en talleres en que construyeron a través de distintos materiales, algunos con mensajes de problemáticas que ellas mismas viven en la prisión, mismos que fueron digitalizados e impresos.

“Fue una experiencia muy grata trabajar con las mujeres, cuando estábamos ahí y veíamos que ellas estaban muy concentradas en sus procesos y que la construcción de estos carteles les ayudó a denunciar aspectos tan fuertes como el abuso sexual o los estigmas sociales que tienen las personas cuando se relacionan con quienes estuvieron reclusos”, dijo.

Para Sofía Reynoso la exposición de los trabajos resultantes funciona con un doble objetivo, por un lado para que los familiares de las personas reclusas puedan comunicarse de esta otra forma con ellas, “su madre, o su hermana no será vista sólo como una reclusa, sino como una artista que produce obra que se exhibe”, dijo, y por otro lado para sensibilizar al espectador común y corriente sobre los temas que son importantes para las reclusas.

Frase

“Su madre, o su hermana, no será vista sólo como una reclusa, sino como una artista que produce obra que se exhibe”
Sofía Reynoso, fundadora del colectivo Aluzarte

30 mujeres exhiben su trabajo en esta exposición

Asiste y apoya

La muestra estará en el Ex Convento del Carmen (Juárez 638, Zona Centro) y se inaugura este 19 de mayo a las 20 horas hasta el 19 de junio. Las obras estarán en subasta silenciosa, y los fondos irán a nuevos programas de este tipo

 

GE/I