Chivas empata, y tiene un pie en la Final

(Foto: Imago7)

Para Chivas era vital encontrar una mejoría en su accionar luego de eliminar al Atlas, y con el conocimiento de que su mejor posición en la tabla le había dado el pase a Semifinales.

Ahora, contra Toluca tenía un reto para demostrarse que además de ser capaz de dominar y maniatar a un rival, también podía reflejarlo en el marcador de manera amplia.

Lo intentó, y estuvo cerca de salir con un triunfo que le hubiera dado más tranquilidad en la vuelta. Aun así, el empate de 1-1 le da el boleto automático a la Final, obligando al Toluca a ganar.

Y el Rebaño parecía presentar la versión del partido de ida contra los Rojinegros, esperando demasiado, errático, sin poder salir, y agobiado por la presión que le ejercía Toluca en su intento por cruzar la media cancha.

Fueron 16 minutos en los que los Diablos Rojos se adueñaron del campo, Rubens Sambueza desequilibraba, y en dos ocasiones abasteció a Hauche y a Barrientos, pero no se atrevieron a ser contundentes ante Cota.

Curiosamente, luego de que le anularon el gol a Uribe, quien estaba en posición adelantada; los Diablos Rojos comenzaron a disminuir su presencia en el área, Chivas se acomodó mejor en la cancha, y comenzó paulatinamente a elaborar jugadas al estilo de Matías Almeyda explotando el desborde por las bandas.

Sin duda, Chivas superó por mucho a un Toluca que volvió a ser el equipo precavido y de baja intensidad que estuvo a punto de quedar eliminado ante Santos; es decir sin respuesta ni argumentos para repeler el ataque rojiblanco.

Pero el Rebaño se convirtió en un modelo de cómo desperdiciar infinidad de opciones inmejorables para tomar ventaja.

Fierro tuvo una de las mejores opciones, pero recibió mal un servicio de Calderón, luego Orbelín no logró impactar bien una asistencia de Michael Pérez. Orbelín volvería a fallar la más clara, en un remate de cabeza que le desvió Talavera.

Conforme transcurrieron los minutos del primer tiempo, Chivas perdió sorpresa, anunció sus jugadas en táctica fija, siempre el toque en corto en tiro de esquina.

Para la segunda parte, Almeyda esperó unos minutos para observar si Fierro dejaba de equivocarse, pero no resistió y envió a Rodolfo Pizarro, y después, sintiendo que el ataque con Alan Pulido requería más peso, y se decidió a reaparecer a Ángel Zaldívar.

Pero más que beneficiarse con el movimiento de su rompecabezas, le permitió a Toluca volver a tomar el control que perdió desde el minuto 16 del primer tiempo, mientras que Chivas no respondía con dos jugadores que no se encuentran al 100 por ciento.

En un último intento por sacudir a su equipo, Almeyda convocó a Eduardo López para apelar a uno de sus trazos perfectos desde medio campo o un tiro fuera del área que sorprendiera a Talavera, o una asistencia precisa para Pulido.

Y entonces vino una bala perdida a favor de Chivas. Una jugada fortuita de rebote que llegó al área donde estaba solo Pizarro, encaró a Talavera y lo fusiló al 82´.

Pero Chivas ya saboreaba la victoria cuando aún quedaban minutos, y entonces se descuidó en el área, por lo que Uribe no perdonó y les remató de cabeza al 84´.

El empate parece no ser malo, pero por la forma en que se deja empatar, genera esas dudas que tanto han abrumado a Chivas en el cierre del torneo y el inicio de la Liguilla.

 

 

FV