Un adiós explosivo

Filme. En esta ocasión, Optimus Prime es el nexo central, lo pintan como el salvador para que en el futuro todo vuelva a tener sentido. (Foto: Especial)

Esta franquicia vive de polos opuestos, por un lado, la crítica ha destruido todas las secuelas, y por el otro, le va tan bien en taquilla y por ello llega a la pantalla grande una quinta parte. Se trata de Transformers: El último caballero, que, si bien no sería la última cinta de Autobots, para el director y su protagonista humano, sí será el adiós. El filme llega mañana como preestreno.

“Estas películas que he hecho son masivas. Demandan demasiado de ti, he hecho suficiente, y me la pasé genial haciéndolo. Me voy con una explosión en esta película. Creo que tuve un buen viaje, y tengo muchas más películas que quiero hacer”, dijo Michael Bay a Fandango.

En esta ocasión, borran del mapa a Megan Fox y a Shia Lebouf para dejar el paso a rostros nuevos, y sólo Mark Wahlberg queda de las otras películas, que ahora, junto con el histrión Anthony Hopkins, intentarán darle otra historia a los cinéfilos.

En cuestión tecnología, explosiones y acción, la cinta seguro emocionará de nuevo a los fans de la saga.

“Una película de Transformers necesita las mejores herramientas, el mejor sonido, los mejores proyectores y cámaras, y quiero mantener el 3D con vida, y la única manera de lograr la mejor experiencia, es grabar así de origen.

“Eso significa dos cámaras, dos ojos para ver exactamente lo que tú ves. Es la primera película que se graba en IMAX 3D. Ponemos dos cámaras encima de otra para lograr una resolución impresionante”, añadió.

Este tipo de filmación elevó el costo unos 20 millones de dólares más.

“Una película como Transformers debes verla en gran pantalla con un buen sonido Dolby Atmos y una buena pantalla 3D”.

Aseguró que estas películas tienen un estilo muy tridimensional.

“Es la última y quería despedirme a lo grande, es una película de gran escala”, añadió Bay.

Pero el guion, la historia, no tiene el mismo impacto en los críticos que ya la vieron y que, incluso, han subido cientos de fuertes críticas y, por ejemplo, en Rotten Tomatoes sólo tiene un 16 por ciento de críticas positivas.

Entre lo negativo que le ven a la cinta, escriben que no tiene nada nuevo a descubrir y que esperaban más de una quinta entrega.

Con Mark Wahlberg y Anthony Hopkins aparecen Laura Haddock e Isabela Moner, ésta última parece ser la que continuaría con futuras historias, pues en la trama es una huérfana de 14 años, amante de los Autobots.

Esta entrega mezcla en su historia el mito de los caballeros del Rey Arturo, con un prólogo potente ambientado en el año 484 DC, con el destino robótico de los Transformers y el resto del universo.

Las piezas que utiliza son un héroe, una bella joven, un anciano británico y un grupo de niños que arman una historia de dos horas y media.

En esta ocasión, Optimus Prime es el nexo central, lo pintan como el salvador para que en el futuro todo vuelva a tener sentido. El Autobot tiene una jefa destructora y superior a Megatron que le pedirá acabar con la Tierra.

Si se habla de tecnología, Bay deja en claro por qué gastó 217 millones de dólares en esta producción, pero para muchos, su guion, su trama, rayó en lo absurda. El público lo decidirá.

Datos robóticos

Con un presupuesto de 217 millones de dólares, ésta es la película más cara de Transformers hasta la fecha

El director Michael Bay es un famoso amante de los perros y logró que Freya, un perro británico con epilepsia que en muchas casas habían rechazado, fuera parte de la película

Mark Wahlberg anunció que ésta será su última película de Transformers como Cade Yeager. Había firmado un contrato para tres películas con el conocimiento de que podría ser relevado antes

La fotografía principal de la película comenzó el 25 de mayo de 2016, en La Habana, Cuba, con la realización de algunas escenas por un pequeño equipo

La filmación continuó el 6 de junio de 2016 en Phoenix, Arizona, y el 19 de junio de 2016, en Detroit, Michigan bajo el título de trabajo E75, con una filmación adicional en Chicago, Illinois

En Detroit, la filmación tuvo lugar en el Michigan Motion Pictures Studio, Packard Plant, la Estación Central de Michigan, Cafe D’Mongo’s Speakeasy y MGM Grand Detroit

La producción se trasladó a Europa el 21 de agosto, y la filmación comenzó el 22 de agosto en Escocia, Gales, North Yorkshire Newcastle upon Tyne y Northumberland. El rodaje tuvo lugar en Londres y Stonehenge en Inglaterra, Irlanda, Preikestolen, Trolltunga y Atlanterhavsveien en Noruega entre agosto y octubre

FV/I