Calles de Guadalajara son tomadas por la fe

Multicultural. Principalmente tres colonias reciben a los visitantes. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

Que la fe mueve montañas es una máxima religiosa que podría ser sujeta a múltiples discusiones, pero que la fe mueve voluntades resulta irrefutable, y durante esta semana Guadalajara es prueba fehaciente de ello con la celebración de la Santa Convocación de la iglesia de la Luz del Mundo.

Durante 79 años, el festejo de esta asociación religiosa de origen mexicano ha ido en constante aumento, y para este 2017 alcanzó un máximo histórico con la visita de alrededor de 480 mil fieles provenientes de 54 países y los 32 estados del país, convirtiendo en un crisol multicultural a las tres colonias que congregan a los fieles que habitan la ciudad: la Hermosa Provincia, el Bethel y la Maestro Aarón Joaquín.

“Welcome brothers” se podía leer en un mensaje hecho con lápices de color colocado en una fachada de la colonia. Los destinatarios eran un par de decenas de personas que, tras más de 23 horas de vuelo, llegaron a Guadalajara. Por primera vez, las delegaciones de Sudáfrica y Gabón pisaron las calles de la ciudad, en particular ésas que rodean la sede central de la iglesia que cualquier tapatío reconoce sin importar credos, un hito relevante para la comunidad.

“Hay una nación más que se ha unido a la iglesia del Señor: Sudáfrica, bienvenidos a la iglesia del Cordero (...) Del oriente y occidente vendrán pueblos que no conocen a Jehová, vendrán y adorarán a Jehová cantándole alabanzas a él. Hoy, hermanos, vemos cumplida esta palabra. Desde los cuatro puntos de la tierra, el señor nos ha reunido. Nos hacía falta un continente, hoy, hermanos, ya está en tres países de ese continente la iglesia del Señor y se sigue extendiendo cada vez más y más”, expuso con euforia el llamado apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín, al iniciar la celebración religiosa, mismo que a su paso entre los fieles provocaba lágrimas de emoción y lauros dirigidos al cielo.

La celebración ha alcanzado tales dimensiones que la iglesia se plantea comenzar a realizar santas convocaciones regionales. Una en Estados Unidos, otra en México, una más en Sudamérica y así en el resto de los continentes, según explicó Eliezer Gutiérrez Avelar, integrante del Ministerio de Comunicación Social y Relaciones Públicas.

Recibir tal cantidad de fieles implica una logística compleja, desde los traslados hasta la alimentación. En algunas tiendas de la zona ya es necesario hacer largas filas para comprar leche u otros productos básicos, y en los puestos que se instalan en las inmediaciones, donde se ofrecen desde las clásicas gorditas de chicharrón hasta hamburguesas de venado, es mejor acudir sin un hambre feroz y con mucha paciencia, pues las esperas se repiten. Eso sí, la tecnología facilita el intercambio, pues no son pocos los lugares en los que es posible pagar con la divisa digital BitCoin.

Pero todas las complicaciones valen la pena. Ricardo Chuc López acudió a la Santa Convocación desde Guatemala, tal como, dice, lo ha hecho desde 1975.

No siempre el camino ha sido fácil, pero con el paso del tiempo la comunidad tiene un mayor reconocimiento y, por ende, mejor aceptación.

“Al principio sí era bastante complicado, pero gracias a Dios como que las autoridades ya nos están considerando mucho. Nos tienen un cierto aprecio y hasta ellos nos dan la bienvenida cuando pasamos migración, cuando nos entrevistan en las carreteras. Nos dicen: ‘Ah, ustedes son de la Luz del Mundo. Pasen, adelante’. Antes (era más difícil) quizás porque las autoridades se ponen a pensar que uno viene para querer ir a los Estados Unidos, pero ésa no es nuestra intención (...) Los recursos que ocupamos en este lugar son de nuestro propio trabajo y no es, como se dice, un sacrificio, porque es Dios el que provee todas estas cosas”, narra con emoción.

El crecimiento de la Iglesia es tal, que en ciudades como Denver, San Salvador y Bogotá se han emprendido proyectos pilotos como la Ciudad Luz del Mundo, que aspiran a convertirse en complejos urbanísticos funcionales que acojan a la comunidad, explicó Gutiérrez Avelar; pero mientras eso se concreta o no, no importa tanto para feligreses como Ricardo, quien, con la bandera guatemalteca entre las manos, se pierde entre las calles que espera volver a pisar en 2018.

Dan políticos bienvenida

La tolerancia religiosa y el incentivar los buenos valores son algunos de los aportes de la iglesia de la Luz del Mundo a la sociedad jalisciense y mexicana, expresaron autoridades de diversos niveles durante la denominada bienvenida social que marcó el arranque oficial de la Santa Convocación.

En un acto celebrado a los pies de la monumental sede religiosa, expresaron su respeto por el trabajo de Naasón Joaquín, líder de la institución.

“Donde quiera que su ministerio tiene presencia, por el mensaje de paz y de unidad que proclama su apóstol Naasón Joaquín García, se ha consolidado el respeto a la libertad religiosa, que al igual en Jalisco se profesa en muchos países (...) Quiero reiterar ante esta gran comunidad mi compromiso de seguir trabajando en favor de los derechos humanos, la libertad de creencia, la educación laica y la no discriminación”, expuso el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz.

“El Estado mexicano reconoce con aprecio la labor que realizan las asociaciones religiosas y en especial la que realiza la Luz del Mundo por mantener los valores cívicos y patrios de México”, secundó José Manuel García García, coordinador de asesores de la Secretaría de Gobernación, quien acudió en representación de su titular, Miguel Ángel Osorio Chong.

En el acto, en el que estuvieron presentes múltiples funcionarios locales, así como algunos cargos públicos de países como Estados Unidos y Costa Rica, el alcalde tapatío Enrique Alfaro Ramírez también expresó su admiración por el denominado apóstol de Jesucristo.

Término

Los festejos religiosos terminarán el 16 de agosto

JJ/I