Protegen a Lozoya

Una docena de países involucrados en el escándalo Odebrecht,  que en México dejó a la empresa brasileña 39 millones de dólares, gracias a la propina de 10.5 millones de dólares, solo muestra cómo actúan las grandes transnacionales.

En otras naciones, la noticia del Departamento de Justicia de Estados Unidos de 21 de diciembre de 2016, originó el encarcelamiento de altos funcionarios y hasta presidentes, pero en México, donde desde junio pasado se recibió información precisa del caso, nada ocurrió.

Ni siquiera el señalamiento directo contra Emilio Lozoya, ex director de Pemex, ha provocado una reacción pública de Raúl Cervantes, titular de la PGR, ni de la ex procuradora Arely Gómez, hoy secretaria de la Función Pública.

Su comparecencia en la PGR se presenta como farsa, toda  vez que el facilitador para Odebrecht del proyecto petroquímico Etileno XXI (el más grande de Latinoamérica) y el gasoducto Los Ramones II Norte, no había sido citado antes, cuando la investigación lleva meses o al menos debería llevarlos.

Lozoya se sabe protegido y por ello lanza amenazante twitt amparado en la propia presidencia de la república, cuyo vocero Eduardo Sánchez, salió al paso al calificar absurdas y de mala fe, las versiones de que parte del dinero fue a la campaña de Peña. Pero no ha sido aquí donde eso surgió sino de las investigaciones en Brasil.

AHORROS

En 23 años de vigencia, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte no ha servido para resolver los principales problemas de estancamiento económico del país ni su renegociación lo hará.

Esta es la opinión de investigadores y estudiosos serios, a los que se suma la calificadora Moody´s, que precisa que los problemas de lento crecimiento ni de bajos salarios de los trabajadores se han resuelto con el TLCAN enfocado solo a las exportaciones, lo que beneficia a la empresa transnacional.

Además, Madhavi Bokil, vicepresidente de Moody’s, en un reporte especial afirma que si la productividad de México permanece estancada, la brecha de ingresos en comparación con Estados Unidos aumentará a través del tiempo en lugar de lograr una convergencia.

Esto evidencia la falsedad de los beneficios del TLCAN con la que el gobierno busca respaldo social a las negociaciones que esta semana inició con EU y Canadá, cuales poco bueno pueden dar.

@salvador_mtz

JJ/I