La estética de la inmediatez


Hoy por la noche, la Secretaría de Cultura de Jalisco reconocerá el trabajo de los fotoperiodistas en Jalisco, a través de una publicación especial que incluye fotografías de las nuevas voces y las más consolidadas de la práctica fotográfica en la ciudad.

A través de la revista Cultura Jalisco, las autoridades de la secretaría nombran a los artistas y profesionales de esta rama. Se trata de 46 perfiles y sus imágenes en una publicación de distribución gratuita en los espacios de la dependencia gubernamental.

La presentación será esta noche, en el Salón Versalles del Edificio Arróniz a las 19:30 horas. Contará con la presencia de la secretaria de cultura, Myriam Vachez Plagnol, y habrá una mesa de diálogo con los fotógrafos invitados, el moderador será Carlos González Martínez, coordinador de este proyecto editorial.

De los casi 50 perfiles, se incluyeron en este reconocimiento a cuatro de los profesionales de El Diario NTR. El coordinador de fotografía de este medio, Humberto Muñiz, es uno de ellos, con una carrera de más de 30 años que conserva la fe en la importancia y la estética de la imagen. Ha colaborado con varios medios y también incursiona en la fotografía artística.

Fue uno de los primeros fotoperiodistas en llegar al escenario desolador de las explosiones del 2 de abril de 1992, cuando trabajaba en el hoy extinto periódico Siglo 21, un evento que ha descrito como su bautizo de sangre en el fotoperiodismo.

“El fotógrafo es un cazador de imágenes sin necesidad de aventar 20 fotos, creo que esa es una costumbre que me quedó de las fotografías de rollo, pero también creo que debe hacerse así en digital: ahí nace el arte, la estética y ahí está la diferencia entre una foto que se hace en un rato, para llenar espacio, y las que hablan por sí solas. Las que valen la pena”, comentó en entrevista sobre su labor.

Jorge Mendoza, otro de los fotógrafos reconocidos, contó que su labor es, primero, informar y que hay que estar preparado para afrontar los retos de la inmediatez. En su carrera, la fuente de la que más ha hecho cobertura es la nota roja y recuerda en específico una escena que lo marcaría por siempre, un enfrentamiento en La Lobera, una comunidad cercana de San Cristóbal de La Barranca, en que unos sicarios atacaron a las fuerzas policiacas del estado, algunos reporteros estaban ahí cuando sucedió el tiroteo, él entre ellos.

“Tienes que ser frío”, dijo sobre su labor, “en ese momento no puedes pensar en tus miedos ni en tus prejuicios, debes recordar que tu labor sobre todas las cosas es informar y para mí es importante que a través de mi lente la gente pueda conocer un poco más de cómo están sucediendo las cosas en el país y de cómo es la violencia que tal vez sienten ajena”.

Una de las fotografías del suceso narra este emblema: un sicario abatido, vestido con ropa de militar, ha caído en intento de fuga. En la mano sostiene una botella de Buchanan’s.

Por su parte Alfonso Hernández, artista visual de formación, recuerda como una de las fotografías más significativa en su carrera una toma que hizo sobre el Mercado Corona en llamas, y que después de ese día nadie volvería a ver a ese edificio insigne como se conocía. En la fotografía un hombre en bicicleta, a unas cuadras del incendio, se detiene a contemplar las llamas.

“Para mí el trabajo que hacemos tiene mucho que ver con la historia”, dijo, “cuando veo fotografías de Guadalajara antigua me da la impresión de que en 20 años serán mis fotografías las que los más grandes verán con nostalgia y los más chicos verán con asombro. La ciudad está cambiando, cada día será menos como la conocemos y esa documentación es parte de la labor de todos los días”.

La fotoperiodista Grisel Pajarito es el lente más joven del equipo. Egresada de la Licenciatura en Periodismo de la Universidad de Guadalajara dijo que el reto del fotoperiodismo está todos los días en la calle, y que cada vez es uno nuevo.

“Lo más importante es captar el momento, cuando estás ahí a veces te olvidas de la estética, de encuadrar bien o de la regla de tercios, a veces tiras porque no tienes que perder el instante”, contó, “haces arte en ese momento, pero lo primero es estar consciente de tu posición. No me olvido del lector, de a dónde va a mirar, de lo que le dice la imagen, es un compromiso individual, es instintivo, sí, pero también es un ejercicio individual de tratar de que lo que está ocurriendo ahí y de lo que eres es un testigo privilegiado, porque no todo el mundo está ahí donde estás tú, es un compromiso que me hago todos los días”.

Una de las más recientes experiencias que recuerda es su viaje a Real de Catorce en medio de la sierra, en donde retrató a los huicholes. En la foto Marakame está mirando hacia el horizonte, la mirada perdida y detrás el cielo azul del desierto y las montañas.

“El fotógrafo es un cazador de imágenes sin necesidad de aventar 20 fotos, creo que esa es una costumbre que me quedó de las fotografías de rollo, pero también creo que debe hacerse así en digital”
Humberto Muñiz, fotógrafo

“Lo más importante es captar el momento, cuando estás ahí a veces te olvidas de la estética, de encuadrar bien o de la regla de tercios, a veces tiras porque no tienes que perder el instante”
Grisel Pajarito, fotógrafa

JJ/I