Atlas, cuna del triatlón

Fue a finales de la década de los 70, específicamente en la clínica de natación de la American Swimming Coaches Association (ASCA), en la ciudad de Seattle, en EU, donde escuchamos por primera vez hablar de un deporte nuevo llamado triatlón.

Con esa escucha y husmeando supimos lo que era ese nuevo deporte y ni tarde ni perezosos lo empezamos a practicar en el Club Atlas de Guadalajara (ahora Code Paradero), ya que tuvimos la oportunidad de ser instructores y después entrenadores de natación desde un par de años anteriores a dicha fecha.

Lo iniciamos como un método de entrenamiento y preparación de los mismos nadadores del club. La etapa de natación no había falla; ahí, en la misma alberca del club, después en bicicleta hasta la novedosa (en esos momentos) glorieta de Loma Dorada en Tonalá y el atletismo, dentro o fuera del mismo club, eran corridas hasta la Pila Seca en la entrada a Tlaquepaque. Fueron entrenamientos raros, inusuales y divertidos para aquellos chamacos que traían mucha energía y juventud, como todo lo que caracteriza a esas edades.

Para 1982 se creó la Escuela Superior de Cultura Física y Deportes, y ahí les sugerimos hacer este evento de una forma espectacular y en febrero del año siguiente se logró organizar dicha competencia por primera vez en México; aquí vale acotar que a quien escribe le tocó sugerirlo, promoverlo y seguir caminando en esta disciplina hasta este momento.

Ya para 1989 recibimos una invitación por parte del Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo, por medio de la doctora Margarita Arroyo y el doctor Hiram Valdés (RIP), de viajar a la república de Cuba para dar a conocer y promover esta disciplina deportiva.

En 1993 se metió el proyecto Triatlón 2001 a la Federación Mexicana de Triatlón con el objetivo de crear una base sólida de triatletas para el programa olímpico que se veía venir. A partir de ello la misma FMTri dio a conocer hasta 1997 su proyecto Sídney 2000, que por cierto, este fracasó.

Finalmente podemos aseverar que el triatlón llego a México al Club Atlas de Guadalajara y de ahí se fue a todo el país pasando por la UdeG. Por aquellos que no saben la historia, siempre es bueno escribirla y recordar detalles, para que otros no vengan a usurpar paternidades.

gustavonunom@gmx.com

JJ/I