Tres tristes sexenios mediocres

Termina el sexenio del presidente Peña y poco a poco se pueden apreciar los resultados económicos de la administración actual.

A partir de su quinto informe podemos darnos cuenta de que las preocupaciones económicas de  Peña ya han desaparecido: la única preocupación del presidente es la elección presidencial y el cambio de gobierno.

Y aunque el presidente y su equipo sólo tengan ojos para las elecciones, nosotros si podemos hacer un balance de su desempeño económico.

De acuerdo al consenso actual, este año la economía mexicana crecerá 2 por ciento, en gran medida gracias a que las terribles amenazas de Donald Trump se fueron evaporando conforme fueron pasando los meses.

Recordemos cómo apenas en el mes de noviembre del año pasado, el dólar alcanzaba valores récord de 22 pesos.

El próximo año, con todo y elecciones, la expectativa es que el crecimiento cerrará en 2.5 por ciento. Lo que nos deja un crecimiento promedio en todo el sexenio del presidente Peña de apenas 2.1 por ciento.

Este crecimiento es apenas superior al que se tuvo en promedio en todo el sexenio del presidente Calderón, cuyo crecimiento fue 2 por ciento. Y ligeramente menor al que se tuvo en el sexenio del presidente Fox, con 2.3 por ciento.

En general podemos decir que tendremos 18 años en los que la economía mexicana apenas crecerá arriba del crecimiento poblacional, que de acuerdo a datos de Inegi es de 1.3 por ciento.

Ni Fox, ni Calderón ni Peña han sabido o buscado implementar una política que busque dinamizar el crecimiento económico. Mientras que el presidente Peña lo intentó mediante las reformas estructurales, concretamente la energética, el proyecto hizo agua cuando en 2014 cuando se derrumbaron los precios del petróleo.

Todo lo que tiene México en este siglo 21, lleva un mediocre paso de crecimiento: estamos a un par de años de cumplir dos décadas perdidas en el desempeño económico nacional.

@Israel_Macias

JJ/I