Creceremos a través del concreto

Concrete and gold

Foo Fighters

El tema que titula el noveno disco de Foo Fighters viene bien: “Nuestras raíces son más fuertes de lo que crees, creceremos a través del concreto”. El álbum es todo belleza, letras que hablan del sistema ofensivo y clasista de Trump, equilibrio perfecto entre el estruendo y sonidos apacibles, hay una fuerte influencia del pop beatle en Happy ever after, la cual cuestiona la falta de héroes y también en Sunday rain, cuya orfebrería sonora estimula. El vigor de La Dee Da y The line, el poder de Run, cada canción hacen de éste un gran disco. #Indispensable

CALIFICACIÓN: SUBE EL VOLUMEN

 

V

The Horrors

De su generación, The Horrors es quizá la banda que mejor ha moldeado un mejor concepto perdurable, ojalá duren. V tiene momentos que musicalmente sorprenden: la evolución psicodélica de Ghost, la densidad de Weighed down o la reiteración sonora y lírica que contagia paranoia de Hologram, incluso Machine que suena a Depeche Mode. No hay canciones cortas, toda una aventura anticomercial que se aplaude y las letras son evocaciones con ciertos toques poéticos que en Point of no reply tiene a las mejores. Muy bueno. #Nadahorroroso

CALIFICACIÓN: SUBE EL VOLUMEN

 

Double dutchess

Fergie

Decepciona que la espera de 11 años por su segundo disco solista sea tan pobre y sin una propuesta original. Fergie comete el error de todos los poperos: sumarse a la moda. Mientras aquí todos hacen reguetón para vender, los estadounidenses imitan a Kendrick Lamar y a eso suena el tema abridor Hungry, jamás aparece ese sonido de nuevo. Hay coros de niños por todos lados, Jut like you suena a Katy Perry, sonido europeo en Enchanté, electro para el antro en algo estilo Madonna en Tension y hasta raggamuffin en Love is blind. Sin personalidad ni rumbo. #Tristetucaso

CALIFICACIÓN: GUÁCALA

 

Prophets of Rage

Prophets of Rage

Unirse con B Real (Cypress Hill) y Chuck D (Public Enemy) hace a Prophets of Rage más un homenaje a sus raíces que un supergrupo. Una virtud es que el sonido sólido y poderoso de los restos de Rage Against the Machine y Audioslave está intacto, lo dejan claro desde el primer tema Radical eyes y en Hail to the chief. Hay buena química de todos los estilos en Take me higer, mucha vieja escuela en la potente Strenght the numbers y en la que se asoma un estilo distinto es Who owns who. Esperemos que sea apenas la semilla y surja algo bueno. #Rabiapararepartir

CALIFICACIÓN: SUBE EL VOLUMEN

 

SENCILLOS

Spent the day in bed

Morrisey

Escuché está canción y me reí. Ahora resulta que la voz de la clase trabajadora hace a un llamado de rebeldía: quédate en tu cama y no salgas de casa, no veas noticias y disfruta la vida. De eso habla este tema que tiene rimas al estilo Ricardo Arjona: “No bus, no boss, no rain, no train”. Morrisey es un verdadero radical, además no ¡come carne! Vaya holgazán que pide ediciones especiales de Mercedes Benz para transportarse y que viene a hablar de rebeldía. El Potrillo inglés relincha. #SiArjonafueraMorriseyseríalamismaporquería

CALIFICACIÓN: GUÁCALA

@WhoIsFranco

JJ/I