Quedan asuntos pendientes en comparecencias

Argumentos. Arturo Gómez Poulat defiende a la OFJ en sus méritos artísticos, pero los diputados afirman que éstos no están en debate, sino las finanzas y derechos humanos. (Foto: Congreso de Jalisco)

Ayer funcionarios administrativos de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ) comparecieron en el Congreso del Estado, ante la Comisión de Cultura encabezada por la diputada de Movimiento Ciudadano Kehila Kú e integrada por los diputados Alejandro Hermosillo, Fela Pelayo, Pedro Kumamoto, Juan Carlos Anguiano Orozco, Mónica Martínez Flores, Lourdes Martínez Pizano y María del Refugio Ruiz Moreno, quienes estuvieron presentes para hacer varios señalamientos.

Durante más de 20 años la OFJ trabajó sin transparentar su información, pues no estaba obligado del todo. Desde hace dos o tres años que lo hacen de manera formal ha recibido dos apercibimientos por opacidad. El último hace dos meses. Arturo Gómez Poulat, gerente general de la OFJ, afirmó que en esa última ocasión la información solicitada no se transparentó porque “estaban de vacaciones”.

Según señaló Alan Manzano, agregado a la institución para asuntos de transparencia, la OFJ está funcionando a 100 por ciento en acceso a la información. César Tena, quien según el organigrama debería encargarse de la transparencia, no asistió a la comparecencia.

“Nuestra orquesta ha sido fuertemente golpeada por los medios de comunicación”, justificó Poulat, “pero poco se habla de los logros que hemos sumado desde que llegó Marco Parisotto a la dirección”.

Con más de 40 millones de pesos de recurso público y otros 19 que generan a través de sus propios ingresos, la orquesta no puede finiquitar la nómina y el adeudo que tiene con Parisotto, ahora mismo es de más de 3 millones 500 mil pesos. A Mónica Anguiano, esposa del director y que ejecuta un cargo de dirección artística, se le debe también más de un millón de pesos por honorarios.

Según Gómez Poulat, Parisotto estuvo de acuerdo en que se le adeudara a él y a Anguiano con la finalidad de que la orquesta pudiera financiar las giras que ha hecho al extranjero y a la Ciudad de México, donde dieron un concierto en Bellas Artes. Dijo que la única forma que ven para dejar de generar adeudos es que el subsidio público del estado creciera hasta cubrir toda la nómina.

Los diputados dijeron, casi de manera unánime, que no se cuestiona la calidad musical de la orquesta, si no los malos manejos del recurso público.

El diputado Alejandro Hermosillo señaló que le parecía urgente que se observen medidas de austeridad en la OFJ: “No podemos gastar más de lo que tenemos".

“Perdón”, dijo a su vez la diputada Kehila Kú, “pero me parece incomprensible que si la orquesta genera más de un millón de pesos en taquillas al mes no se le esté pagando al maestro Parisotto”. También dijo que en la administración y en la dirección de la orquesta se están desempeñando dobles tareas: Parisotto y Anguiano se encargan de lo artístico, y Poulat y Pilar Ismene García Soriano, gerente administrativo, de la coordinación administrativa.

Otro apuntalamiento tuvo que ver con el crecimiento del porcentaje de músicos extranjeros en la agrupación que ahora está en 52 por ciento de integrantes de otras nacionalidades que no son la mexicana. Poulat hizo el mismo discurso que ha defendido desde que más de 20 músicos fueron destituidos de su cargo por jubilaciones: que no hay músicos mexicanos de calidad para ocupar los puestos por varias razones, una de ellas que los mejores talentos migran a otros países.

Al término de la sesión quedaron, sin embargo, muchas cosas al aire. Kehila Kú exigió que se resolvieran estas inquietudes que tienen, sumadas, más de dos años. Entre otras cosas, dijo que no se han acatado las recomendaciones emitidas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos en, como mínimo, ejercer capacitaciones al personal para respetar las garantías de los músicos que trabajan. Hace apenas unos meses una violinista venezolana reportó, como muchos lo han hecho, malos tratos de parte del director Marco Parisotto.

“Nosotros en el congreso no podemos sugerir un aumento de subsidio público para la orquesta si no se está manejando con transparencia, es lo único que pedimos, que se respete el dinero de los ciudadanos y que se manejen con cautela”, finalizó.

Un patronato inútil

Dentro de la comparecencia los diputados pidieron a Arturo Gómez Poulat, gerente general de la Orquesta explicara los detalles del Patronato de la Orquesta Filarmónica, encabezado por Alejandro Elizalde Gutiérrez y que cuenta con más de 50 consejeros, dentro de estas problemáticas. El administrador de la Orquesta dijo que “nuestro patronato no funciona como debe ser”.

Señaló que quienes lo conforman entienden su papel como observadores que van a los conciertos, pero que no aportan nada en varias de las problemáticas de la orquesta. Alejandra Carrillo

“Tenemos una de las mejores orquestas del país, pero tenemos un recurso público que es de los más bajos en México comparados con otras orquestas”
Arturo Gómez Poulat, administrador de la OFJ

JJ/I