De la Muela explora el barroco virreinal

Mirada. Retratos invadidos por elementos vegetales de gran exotismo conforman la exposición Ornamento y mestizaje. (Foto: Mónika Neufeld)

Máscaras de deidades, retratos invadidos por elementos vegetales de gran exotismo, mitología mesoamericana, el retrato del cuerpo hecho de temple al huevo y óleos, eso y otras técnicas conforman la exposición Ornamento y mestizaje del artista plástico Antonio de la Muela, que ahora mismo se encuentra en la Casa Museo López Portillo como una invitación a mirar más profundo dentro de las ornamentas barrocas en los recintos virreinales que todavía se conservan en México y, por supuesto, en Guadalajara.

Todo comenzó hace unos años cuando el artista español, en parte gracias a una beca que le concedió la Secretaría de Relaciones Internacionales de México, se adentró en explorar la belleza de la obra y las simbologías en dos templos específicos dentro de la Perla Tapatía: el de San Felipe y el de Santa Mónica, cuyas fachadas son una muestra que no tienen par del barroco virreinal que se desarrolló en nuestro país.

“Desde que estudié el arte de la Nueva España me quedé prendado de las fachadas en las iglesias de México, fue una constante mi investigación del barroco y hace dos años solicité la beca para empezar a investigar y llevar mi inquietud ante la belleza de esta manifestación, comencé a relacionarlo con la pintura del muralismo mexicano, particularmente con José Clemente Orozco”, contó en entrevista De la Muela. “Comencé a trabajar en grabados y luego en la pintura siempre utilizando como dirección los múltiples elementos en las fachadas y utilizando mis propios ornamentos personales”.

Según explicó el artista nacido en Madrid, estas expresiones hablan de la identidad que todavía caracteriza al pueblo mexicano, pues aunque las fachadas de estos dos templos fueron construidas poco después de la Conquista, los artistas que las hicieron integraron elementos del barroco italiano y español, pero también símbolos de las culturas prehispánicas como el maíz, algunas máscaras de dioses aztecas y la vegetación tropical que encontraron los españoles a su arribo. Conceptos de sincretismo e hibridación plástica que fascinan a De la Muela.

Las pinturas que expone en la Casa Museo José López Portillo retoman esta mezcla de símbolos en pinturas con técnicas más plásticas: son cuadros que integran las características del barroco con retrato y figuras humanas que han posado en su estudio.

“Son estudios iconográficos que he realizado a lo largo del tiempo y en los que sigo encontrando temas de discusión como la mirada sobre el otro, el deseo de poseer la identidad del otro y que no hay mestizaje sin deseo”, comentó en entrevista, “es un proyecto que por supuesto no se ha terminado y está en génesis constante”.

La exposición se inaugura este 13 de octubre a las 20 horas en la galería Gabriel Flores, ubicada dentro del recinto museístico de Liceo 167 en el Centro Histórico de la ciudad. Durante la estancia de la exposición se desarrollarán también varias actividades paralelas, entre ellas un recital de música española y mexicana el próximo martes 17 de octubre en la Sala de música del recinto a las 20 horas donde participarán el tenor Fernando López-Hernández, el pianista Marco Antonio Rodríguez y el guitarrista Jim Byers, así como la soprano Virginia Mora. La entrada es libre.

“Son estudios iconográficos que he realizado a lo largo del tiempo y en los que sigo encontrando temas de discusión como la mirada sobre el otro, el deseo de poseer la identidad del otro y que no hay mestizaje sin deseo”
Antonio de la Muela, pintor

Asiste

Ornamento y mestizaje se inaugura este viernes en la Casa Museo López Portillo, a las 20 horas, con música del barroco interpretada en vivo

JJ/I