¿Huir? Ni pensarlo

(Foto: Imago7)

Matías Almeyda se nota distinto conforme avanzan los meses. No es el mismo que arribó a México en septiembre de 2015, el que sonreía en todas las conferencias de prensa y bromeaba constantemente. Mucho menos del técnico que saboreó el título de liga o los de copa.

La actual temporada tiene al estratega preocupado. Y no porque tema que en cualquier momento pueda resurgir el Jorge Vergara que en tiempos pasados explotaba y despedía gente. O porque las propuestas que tiene para dirigir otros clubes le causen un dilema de elección. O también porque la presión lo rebase a él y lo orille a renunciar.

Y ahí Almeyda frena para advertir, contrario a la famosa frase de muchos entrenadores de que siempre tienen listas las maletas. Su caso es todo lo contrario.

“Yo no, mis maletas están bien metidas en mi casa, tengo cuatro años de contrato, me las tienen que sacar para sacarme de acá. (Mi actitud) es la misma que el primer año que llegué, no modifica mi manera de ser un resultado a favor o en contra, he sido siempre el mismo en el éxito o en la derrota”.

El timonel reconoce que hay un cambio en su estado de ánimo. Inclusive semanas atrás reveló que se ha visto mermado en su salud por la aprensión que le genera la mala campaña.

“En estos dos años tengo enfermedad con respecto a ganar. Soy un obsesivo de poder ganar, al conseguirlo soy el más feliz del mundo. Me fui de mi país para eso, me gusta conseguir cosas importantes”.

Hoy en día es ser reflexivo, observador, porque debo buscar la manera de revertir, no son momentos para tener el mismo semblante. Uno se preocupa, y no te da lo mismo. Si me diera lo mismo, me voy, pero quiero ganar, tenemos equipo para competir arriba, no para competir abajo”.

“Si mi semblante por ahí se modifica es porque van creciendo las arrugas. Eso es porque uno es apasionado y nada te resbala, los que vivimos de esto envejecemos rápido”.

Almeyda aclara que Vergara está enterado de todas las ofertas que le han llegado, por lo cual no hay ningún problema entre ellos.

“Cada vez que me ponen en duda en México me llegan propuestas, las escucho, las analizo, se las cuento a Vergara, pero mi mente está puesta acá, mi mente está en entrenamientos, modificar ejercicios, darle la vuelta a la situación, pero no pienso más nada”.

La caída de Orbelín

Uno de los jugadores que mayor baja de rendimiento ha registrado es Orbelín Pineda. Desde su llegada (en el Torneo de Clausura 2016) siempre destacaba como uno de los elementos que más aportaba al equipo, no sólo por su talento sino por su potencia física.

Pero en el actual Apertura 2017 ha sido tan evidente su poca productividad, que ya perdió la titularidad.

Matías Almeyda salió a su defensa y explicó las razones de esta situación.

“Orbelín viene levantando. Desde que llegó fue de los jugadores que más utilicé. Tuvo un año espectacular, uno de los mejores de México, pero Orbelín no hizo pretemporada”.

“Cuando no hacen pretemporada, el físico te pasa factura. Hemos hecho mediciones de sus piernas, de sus músculos y Orbelín hasta hace 15 días tenía menos músculo que Edson Torres. Hay un porqué. Está más que claro: un jugador con menos músculo no juega igual, baja su nivel. Él  antes era incansable, no se caía, gambeteaba”.

“Seguiré siendo el mismo porque la vida pasa por otro lugar para mí, no por un resultadismo. Mis maletas están bien metidas adentro, bien firmes”

“Cada vez que me ponen en duda en México me llegan propuestas, las escucho, las analizo, se las cuento a Vergara, pero mi mente está puesta acá”
Matías Almeyda, técnico de Chivas

JJ/I