La magia existe

Primera entrada.

Eddie Vedder pega un batazo de jonrón cuando dice al micrófono, esta noche será larga.

Al mismo tiempo, los Cubs de Chicago que iban ganando 1-0 a los Nationals de Washington van perdiendo 1-4. Es el último partido de la serie divisional. Los Cubs están de visita. O ganan o mueren.

Segunda entrada.

Wrigley Field el estadio de los Cubs, es 25 años más joven. También lo es Vedder que pasea por sus alrededores porque fue a dar el primer concierto con su banda llamada Pearl Jam, que no tenía ni un CD grabado. Ve pasto desechado del estadio y decide llevárselo a Seattle en una caja de basura. En ese momento y con ese detalle, Vedder representa a toda esa generación romántica que hacía locuras similares.

Tercera entrada.

Cubs anota. 3-4. Vedder, Mike McCready, Matt Cameron, Stone Gossard y Jeff Ament tocan Better Man, una de las denuncias más tristes que se haya hecho sobre la violencia a la mujer. La escribieron en 1994.

Cuarta entrada.

El documentalista Danny Clinch enfoca al equipo de 2016 de los Cubs, franquicia que en ese momento llevaba 108 años sin ganar un campeonato. El público empieza a crear una simpatía por los Cubs basada en la lástima.

Quinta.

Peal Jam canta Black. En ese mismo momento los Cubs le pegan cuatro entradas a los Nat’s. Se ponen arriba 7-4.

Entrada “faltan 12 outs”. Nervios. Anotan, pero el enemigo anota más: 8-6.

Entrada “faltan nueve outs”. Estar en su casa ayuda al enemigo, pero ignorar eso ayuda a los Cubs. 9-7.

Entrada “faltan seis outs”. Los Nat’s se ponen cerca 9-8 pero Vedder tiene vino y canta Crazy Mary de Victoria Williams y pasa el vino y habla del cariño sin hablar de él. Los Cubs aún ganan. Toma la botella, bebe, pásala.

Así se estrenó en México y en una única función el documental Let’s play two de Clinch, que registra los conciertos de Pearl Jam durante la temporada de beisbol de Chicago que los llevó a la dramática serie mundial contra Cleveland.

La razón, Vedder es fan de los Cubs (columna Vamos, Cachorros 22/10/16). Y al mismo tiempo que el jueves se estrenaba el documental, los Cubs enfrentaban a Nationals.

Marcador: ganó el documental. Porque no habla de un equipo o de una banda, ni del beisbol o de la música, sino de la infancia, del paso del tiempo y la fortuna de vivirlo.

También ganaron los Cubs.

La magia existe.

@los21fosfenos

JJ/I