Un sistema anticorrupción con dudas

La conformación del Sistema Anticorrupción del Estado de Jalisco (SAEJ) avanza. La participación de ciudadanos en las fases iniciales es uno de los elementos destacables y que las autoridades se han encargado de celebrar. Sin embargo, quedan dudas y faltan certezas que en las próximas semanas podrán confirmarse o descartarse según los principales actores políticos tomen decisiones. Por ahora, mi pronóstico es pesimista.

La primera mala señal fue que para crear la Comisión de Selección se excluyó a ciudadanos propuestos por dos de universidades locales. Fue un claro mensaje político de rechazo enviado tanto por el PRI como por Movimiento Ciudadano, y de sus líderes reales, el gobernador Aristóteles Sandoval y el alcalde tapatío, Enrique Alfaro. Los argumentos para justificarlo fueron contradictorios y no convencieron.

Finalmente la Comisión de Selección quedó conformada por nueve ciudadanos de distintos sectores. Entre sus atribuciones se halla, de acuerdo con su estatuto, designar a los miembros del Comité de Participación Ciudadana del SAEJ. Para ello ya emitió una convocatoria y se registraron 74 aspirantes. Sigue la revisión de los expedientes, seleccionar a entre 15 y 20, entrevistarlos y designar a cinco.

Según la Ley del Sistema Anticorrupción del Estado de Jalisco, el Comité de Participación Social tendrá un quinteto integrado por ciudadanos de probidad y prestigio que se hayan destacado por su contribución a la transparencia, la rendición de cuentas o el combate a la corrupción. Ésa tendría que ser una de sus fortalezas.

Para la designación de los miembros del Comité de Participación Social, la Comisión de Selección lo hará mediante una votación calificada de siete integrantes. En caso de que, luego de una segunda ronda de votaciones, no se alcance esta mayoría, la designación se hará por mayoría de cinco integrantes, indica el estatuto.

La Comisión de Selección razonará la designación de los integrantes del Comité de Participación Social, sin perjuicio de que cualquiera de sus integrantes emita un voto particular o concurrente, añade el estatuto. Ahí conoceremos los argumentos de por qué quedará tal o cual personaje. Está por llegarse en este mes a esa fase.

Los trabajos deberán concluir en la integración de un comité coordinador, como instancia responsable de establecer mecanismos de coordinación entre los integrantes del sistema estatal y de éste con el sistema nacional, además de tener bajo su encargo el diseño, promoción, implementación y evaluación de políticas públicas de combate a la corrupción.

Como indica la ley, dicho comité coordinador lo integrarán un representante del Comité de Participación Social, quien lo presidirá; y los titulares de la Auditoría Superior del Estado, la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, la Contraloría del Estado, un representante del Consejo de la Judicatura Estatal, el presidente del Instituto Estatal de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco, y el presidente del Tribunal de Justicia Administrativa.

Pues bien, entre el actual momento del proceso hasta la integración del comité coordinador hay un trecho en el que las distintas fuerzas políticas de los poderes establecidos y los poderes de facto se movilizarán, más allá de sus declaraciones, para colocar a personajes afines, simpatizantes o manipulables en los puestos claves, como la propia fiscalía anticorrupción. No es una novedad. Un riesgo es que la participación ciudadana sea usada sólo para legitimar la decisión final, la de los diputados locales y los intereses que representan.

Por otro lado, el proceso de integración del sistema puede entrar en una fase crítica: no se han aprobado reformas a la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo ni una Ley Orgánica para la Fiscalía General, en tiempos en que los diputados tienen prisa por integrarse a las campañas. Además, en las leyes secundarias se aprobaron sanciones a funcionarios públicos y a personas por actos anticorrupción que dejan dudas sobre si en verdad se busca combatir ejemplarmente la corrupción.

srdc@ntrguadalajara.com

JJ/I