Deiman lleva el sabor y color de México al mundo

(Foto: Especial)

CIUDAD DE MÉXICO. El sabor y color que ofrece México en alimentos como el chile, tescalate, pico de pájaro, cuajinicuil, vainilla, cacao, pinole, huitlacoche y quelites de distintas especies, llegarán a los hogares de muchos países a través de los productos Deiman, empresa dedicada a la producción de saborizantes, sazonadores y colorantes.

La compañía mexicana creada en 1938 por el ingeniero Francisco Medina González busca, a través de su nueva línea Native Flavors, regresarle a la gastronomía mexicana sus sabores ancestrales y especies gourmet en extinción que forman parte del patrimonio cultural.

Tras 11 años de exportar los sabores de México a Latinoamérica, Estados Unidos y Europa, hoy apuesta a introducir al mercado productos donde rescata, por ejemplo, el sabor de los chiles de árbol, jalapeño, pasilla, morita, cascabel, chilpetín, mulato, meco, costeño, blanco, chipotle, manzano, chilacate, habanero y puya.

Estos productos son distribuidos directamente a los pequeños, medianos y grandes empresarios, quienes lo usan para ponerle el toque mexicano a botanas, principalmente, que se comercializan en México y en el mundo.

"Native Flavors es una iniciativa nuestra para recuperar sabores de algunos productos que por hibridación o por manipuleo genético pierden ciertas características", señaló José Medina Flores, director de Deiman.

Durante una visita de Notimex a la planta ubicada en la delegación Azcapotzalco, dijo que en colaboración con el Instituto Politécnico Nacional (IPN), se dieron a la tarea de sacar las características esenciales químicas de productos mexicanos ancestrales.

"Por ejemplo, en México tenemos mapeados 67 especies de chiles que se cultivan y se comen en toda la República. Nosotros queremos dar esa variedad, no sólo que pique", explicó el directivo de esta empresa que opera en Belice, España, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Estados Unidos.

Deiman actualmente cuenta con más de 4 mil clientes y cerca de 9 mil productos; y entre los sabores más vendidos de su catálogo se encuentran grosella, vainilla, nuez, limón, fresa y coco.

"El recordar no sólo un sabor sino la vida de uno de nosotros es nuestra misión en este momento; además, recuperar piezas culturales, recuerdos, vivencias a través de los sabores", destacó.

Esta empresa mexicana que entre los años 40 y 60 creó el sabor grosella, con el que crecieron miles de mexicanos y que al degustarlo en una paleta trae malos y buenos recuerdos, esperan entrar en los próximos años a Perú y Colombia.

"Nosotros hemos logrado llegar a ser una empresa competitiva a nivel mundial con las certificaciones que tiene cualquiera de nuestros competidores, así como los requisitos de seguridad e higiene", resaltó Medina Flores tras señalar que después de México, Estados Unidos es el país donde más demanda tienen sus productos.

Agregó que han logrado desarrollar tecnología propia que permite de alguna manera ser muy asertivos a la hora de crear sabores "y también estamos enfocados a lo que actualmente se consideran saborizantes naturales, perfiles más modernos e innovadores".

Recientemente logramos una alianza con una empresa italiana que se dedican a extraer jugos, pulpas y derivados de las frutas y las verduras, refirió.

"Esta alianza le va a permitir a esa empresa ofrecer sus productos de este lado del Atlántico y por otro lado nosotros aprovechar de la tecnología de ellos para ofrecer opciones muy naturales", apuntó.

Y es que la alianza que hizo con la compañía lprona permitirá a la empresa mexicana garantizar 5 por ciento anual de crecimiento en torno a sus ventas, que consolidará a la empresa y captará nuevos clientes en el mercado latinoamericano.

En la industria saborizante en México, Deiman domina el mercado, ya que distribuyen productos a más de 30 mil paleterías, es decir, están prácticamente en 98 por ciento de las heladerías y neverías del país.

Además, abastecen a más de 27 mil panaderías y 70 mil cafeterías del país; además de brindar capacitación para que las personas puedan iniciar una pequeña empresa y después se pueda convertir en una gran compañía.

De acuerdo con el director de Deiman, quien pertenece a la tercera generación que hereda esta empresa, el éxito está en la cercanía que tienen con los clientes, lo que les permite saber sus necesidades.

FV