El fin del dinero

El secretario de Hacienda anda desatado en su esfuerzo por ser el candidato del PRI a la presidencia de México, aparece y declara en cuanto foro se le invita. Así mismo, habla de todo lo que se le pregunta, puede ser del presupuesto, de la reconstrucción o de ciberseguridad.

El caso es que en este tour mediático en el que se ha lanzado, ha abordado un tema que es el sueño de la Secretaría de Hacienda: la desaparición del dinero, del dinero en efectivo en México.

Sueñan con la eliminación del uso de billetes y monedas en la economía y que todas las transacciones sean exclusivamente por medios electrónicos. Eso sería el control total de las operaciones de compra, venta, pagos y demás en toda la economía mexicana.

Hacienda podría saber en tiempo real quién está comprando qué en dónde y por qué monto. Sería el fin de cualquier tipo de privacidad en el uso de dineros y pagos. Sería un golpe terrible para el crimen y, sobre todo, para la economía informal.

Si hoy en México no sabemos a qué se dedican casi 6 de cada 10 mexicanos en edad de trabajar, el sentido común nos sugiere que están en la economía informal, esa que es la gran absolvedora de mano de obra nacional y que depende del uso del cash como medio de pago.

Con efectivo, no hay rastreo de cuentas, no hay rastro electrónico del dinero y prácticamente la operación no existe. Pensemos cuantas veces se nos ha ofrecido no pagar el IVA de algún producto o servicio, siempre y cuando el pago sea, en efectivo.

¿De qué tamaño es ese submundo? Estimaciones abundan, pero a ciencia cierta nadie puede estar seguro. Inegi publicó un estimado hace algunos años en los que hablaba de un tamaño de la informalidad de 25 por ciento del PIB del país. Dos veces el tamaño de toda la recaudación por IVA e ISR del gobierno.

Basta un dato para darnos una idea de su tamaño: según Banco de México, de todas las denominaciones de billetes que circulan en la economía, el billete de mayor volumen de circulación es el de 500 pesos. En segundo lugar, el de 200 pesos.

Muy por encima del billetito de 20 pesos de Benito Juárez que, por común, uno esperaría que fuera el más importante.

@Israel_Macias

JJ/I