Sismómetro detecta actividad humana

Espectrograma. Muestra cómo se distribuye la energía sísmica entre las diversas frecuencias captadas por un sismómetro (Foto: Especial)

Bruce Springsteen actuó por última vez en Barcelona el 14 de Mayo de 2016. El Jefe hizo bailar durante más de 3 horas a los 65 mil espectadores que asistieron ese día al Camp Nou.

Un sismómetro ubicado en el Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (ICTJA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España registró las vibraciones del suelo originadas por los saltos acompasados del público al ritmo de las canciones interpretadas por el artista y la E Street Band.

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, analiza este y otros fenómenos que ocurren en Barcelona, pero según los científicos, la señal obtenida durante el concierto de Springsteen es una de las más interesantes, ya que contiene mucha información.

“Los registros nos permiten incluso distinguir las diferentes canciones interpretadas durante el concierto ya que cuando cambia el ritmo y la intensidad de la música cambia también la manera como el público hace vibrar el suelo”, recalcan.

El trabajo identificó la fuente de algunas de las señales registradas en los últimos años por una estación sísmica instalada en el edificio del ICTJA en Barcelona.

Según los autores, el sismómetro ha sido capaz de detectar las vibraciones generadas por fenómenos vinculados a la actividad humana como la circulación del metro, el tráfico, la celebración de los goles durante determinados partidos de futbol, conciertos e incluso fuegos artificiales.

“Los sismómetros actuales son aparatos muy sensibles, y registran todo tipo de señales. En la ciudad, la actividad humana produce un gran número de vibraciones detectables. Tratando y analizando bien la señal registrada podemos llegar a saber la actividad que la originó”, explica el autor del artículo Jordi Díaz que recuerda que estas vibraciones “son imperceptibles para los humanos”.

Metro y partidos de futbol

El sismómetro es capaz de detectar las variaciones en el paso de vehículos por la avenida Diagonal, una de las principales arterias de acceso a la ciudad.

“La señal nos muestra la evolución del tráfico a lo largo de la semana y del día. Observamos en ella los picos que se producen cada mañana a primera hora y el descenso del paso de vehículos durante la noche o los fines de semana”, constata Díaz.

Según el artículo, el sismómetro puede también captar la circulación de los trenes de la Línea 3 del Metro. Los autores del estudio han podido observar en la señal registrada las variaciones en la frecuencia de paso de los convoyes a los largo del día y de la semana.

Las celebraciones de los goles durante los partidos que se juegan en el Camp Nou también pueden ser registradas por la estación sísmica instalada en el ICTJA-CSIC.

En el trabajo, los científicos han analizado la señal originada por la reacción del público a cada uno de los tres goles marcados por el FC Barcelona al Bayern de Munich en los últimos 15 minutos del partido de ida de las Semifinales de la Champions League en mayo de 2015.

El trabajo demuestra que “los sismómetros pueden ser utilizados como una herramienta complementaria para monitorear de forma fácil determinados procesos del entorno urbano, como los niveles de tráfico o la circulación del metro”, indica Díaz.

Además, el investigador considera interesante “observar cómo de diferentes son las vibraciones generadas por los asistentes al Camp Nou cuando se salta para celebrar un gol de cuando se baila durante un concierto. Este análisis puede aportar, por ejemplo, información de interés para los ingenieros sobre el comportamiento de los edificios”.

El Barcelona hace temblar

Un sismómetro del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (ICTJA-CSIC), ubicado en Barcelona, captó una minúscula señal sísmica coincidiendo con la reacción de los espectadores ante cada uno de los 6 goles que llevaron a la remontada al Barcelona ante el PSG en la temporada pasada de la Champions League.

Jordi Díaz explicó que el júbilo de los aficionados hizo vibrar el suelo y el sismógrafo captó los minúsculos sismos, equivalentes a una magnitud aproximada de 2 (imperceptible para las personas) en la escala de Richter.

“Cada uno de los 6 goles se puede identificar por incrementos súbitos y de corta duración en la amplitud de la señal sísmica. Estos aumentos de amplitud se deben al movimiento coordinado del público al celebrar los goles. La vibración generada, se transmite como una onda sísmica”. En el 5-1 se puede ver que la celebración fue ya mayor. La apoteosis final llega con el sexto. “En este momento se produjo la mayor vibración de este tipo registrada hasta ahora por el sismómetro del ICTJA-CSIC”. Redacción

Sismograma de la Champions League

En el sismograma se aprecian los momentos en los que las ondas sísmicas tienen mayor energía. La celebración de cada uno de los 6 goles que anotó el Barcelona al PSG en la Champions League se aprecian con diferentes franjas verticales cuya frecuencia se extiende entre los 2 y los 5-6 Hz, mientras que la amplitud del 6 a 1 es notablemente más grande y de más duración

JJ/I