Traerá su paisaje sonoro

Respuesta. Aunque en México despierta interés su propuesta, no se compara con el recibimiento que dan en otros países y ciudades como España, Nueva York, Japón y Brasil. (Foto: Especial)

A sus 41 años, Juan Pablo Villa está dando mucho de qué hablar con su proyecto La gruta de Baba, que combina la improvisación libre y canciones cardenchas. Su voz es el instrumento principal y con un procesador multipistas logra un calidoscopio de posibilidades vocales, un paisaje sonoro.

Esta disciplina será parte del show inaugural del Festival Internacional de Circo y Chou de México (Ficho), en el Teatro Vivian Blumenthal.

“Mis inicios fueron de cantautor, hacía canciones con mi guitarra y así me presentaba en diferentes escenarios, en encuentros de roleros o compositores en la Ciudad de México, en Guadalajara, pero tengo la inquietud de reinventarme con cada proyecto que hago”, dijo Juan Pablo.

Fue así como, después de Toricántaros, hizo un disco con piano y voz e invitados en otros instrumentos, al estilo opereta, con composiciones más elaboradas con retos vocales más grandes.

“Fue ahí que cambié de forma de trabajar y lo respeté como mi nuevo proyecto Ruta de Baba, recordó.

“Buscaba un disco que fuera de improvisación con la técnica de voces extendidas y algunos natos de canciones cardenches. Las incluí como parte de mi exploración vocal con algo rico en cuanto al canto y de seducción por las letras y las melodías, y además música en peligro de extinción”.

Con este disco comenzó a viajar por el mundo. Aunque en México despertó interés, no se compara con el recibimiento que le dieron otros países y ciudades como España, Nueva York, Japón y Brasil.

“Pude asistir a muchos festivales experimentales, de free jazz y festivales de poesía sonora. El proyecto de Ausencias inició este verano en una residencia artística que hice en Austria, donde compuse para un quinteto de metales”.

“La idea aquí en México es hacer un proyecto alterno que soy yo solo con mi looper, que me uno con un artista gráfico".

No hay palabras, explicó, lo que hace son paisajes sonoros a través de las posibilidades de la voz, y pueden ser desde gruñidos hasta cantos bifónicos (dos sonidos al mismo tiempo), trabajar con sonidos granulares, trabajar con el aire, investigar y a partir de ahí hacer una práctica para armar su librería de sonidos, y a través de la improvisación, lograr un discurso musical interesante.

Su nueva producción se titulará La ausencia y aún trabaja en la grabación.

“En este repertorio de La ausencia intento hablar de la esperanza, pero una parte está dedicada a los 43 desaparecidos, esa es justamente la canción de Ausencia, otra habla de la ausencia de mi amigo Alex Castañeda, que murió muy joven y fue muy difícil para quienes lo conocimos”.

“El disparador fue un poco Las plumas de las serpientes, de Mardonio Carballo y que trata de este grito que tenemos que formular entre todos para ser escuchados. Una parte está dedicada a las desapariciones, los feminicidios, del individualismo en que hemos caído, la ausencia de sentir que somos comunidad, aunque con ideas y formas distintas”.

Y en este camino ¿extraña la palabra?

“Definitivamente no la extraño, pero ahora en La ausencia, el repertorio está lleno de canciones. Regresaron las letras, no es algo que llamé, pero entró en el formato. Voy a regresar a las canciones, pero nutridas del live looping y por todas las posibilidades sonoras que tengo con mi voz. Hay canto, gritos, paisajes sonoros que ayudan a canción”, explicó Juan Pablo.

Esta noche dará una probadita de Ausencias y podrás descubrir el talento de este mexicano.

Escúchalo

Juan Pablo Villa

Hoy

Vivian Blumenthal

21 horas

Boletos $167

FV/I