GDL niega represalias; calandrieros ven amago

Operativo. El pasado viernes el gobierno municipal de Guadalajara recogió las calandrias que no contaban con el permiso. (Foto: Especial)

Del operativo que implementó el ayuntamiento de Guadalajara el viernes de la semana pasada, del que resultó el decomiso de 4 caballos y 8 calandrias, la síndica municipal Anna Bárbara Casillas García negó represalias hacia el grupo que se opone de la transición de carruajes jalados por caballos a vehículos eléctricos.

“Se está actuando conforme a reglamentos y con los que no tienen licencia se ha procedido”, indicó la funcionaria.

En contraparte, el líder de los calandrieros que se resisten al cambio, Rafael Méndez Barajas, respondió: “que detengan a los delincuentes; nosotros estamos trabajando, cómo a los que andan robando no les hacen nada”; opinó que las medidas del ayuntamiento son una forma de amago para que los disidentes firmen de conformidad la transición a los vehículos eléctricos.

La síndica señaló que los operativos “son un acto de autoridad, que el gobierno tiene todo el derecho de hacer”. Aunque los calandrieros que están a favor de los vehículos eléctricos no tuvieron decomisos, ella insistió en que no era represalia hacia los opositores: “pues es que ellos no han solicitado su permiso, los que lo han solicitado se ha hecho el trámite y a los caballos que han pasado los exámenes se les han dado los permisos”.

Rechazó que se hubieran focalizado las ordenes a raíz de la polarización entre dos grupos del citado gremio. “Se está revisando como se hizo en su momento con los ambulantes, con los permisos de los giros nocturnos, de los horarios, etcétera”.

Por su parte, Méndez Barajas aseguró que en más de un centenar de años que las calandrias han circulado por las calles tapatías, nunca se les había solicitado una licencia, aunque sí la certificación respecto a la salud de los equinos. “Entonces, eso se lo sacaron de la manga; esto lo tomaron como represalia, ya lo habían planeado; nos tuvieron todo el fin de semana sin trabajar, aprovechando que se venía el puente, cuando las oficinas están cerradas y no podemos ir por las calandrias”. Por temor a que se intensificaran lo que ellos ven como abusos por parte del gobierno, los cerca de 35 integrantes que forman parte de su grupo no trabajaron estos días.

En cuanto al permiso al que hizo alusión la síndica, el líder de los calandrieros opositores señaló que dicho trámite lo están condicionando a firmar a favor de la transición de calandrias eléctricas. “Es una trampa, nosotros no vamos a caer en su juego ni a firmar el mentado comodato”, sostuvo.

Por considerar que la autoridad municipal se está sobrepasando, los calandrieros insistirán con la promoción de amparos en tribunales, los cuales antes no habían prosperado con el argumento de que no había afectación.

De parte del municipio habrá respuesta legal, apuntó la síndica en entrevista aparte. Puntualizó que del padrón de 55 dueños de calandrias, entre 10 y 20 sí tienen la autorización para circular y la certificación de la dirección de protección animal. Los operativos continuarán. Después de presentar la solicitud de licencia, se someten a revisión a los equinos y deben esperar unos días para tener el aval, indicó sin precisar tiempos.

En cuanto a los caballos y calandrias decomisados, será hasta hoy cuando los dueños las puedan recuperar tras pagar la multa, que rondan entre los mil 704 hasta los 17 mil 035 pesos, según el reglamento municipal y dependiendo el monto del motivo expuesto a raíz del operativo.

JJ