Abre GDL chequera para rentas dobles

Argumento. En el ayuntamiento aseguran que no necesariamente se tendrá que gastar todo el dinero aprobado. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

Hace apenas una semana, con el argumento de generar ahorros con la concentración de oficinas municipales en un solo espacio, el pleno del Ayuntamiento de Guadalajara aprobó extender el contrato por 11 millones 136 mil pesos anuales para el arrendamiento del edificio conocido como el Patio de la Merced, ubicado en avenida Hidalgo, del 420 al 426.

Sin embargo, el Comité de Adquisiciones avaló que se sigan rentando durante el tiempo que queda de la administración las oficinas previstas anteriormente para mudanza.

Es decir, se aprobó el gasto de 697 mil 183 pesos para que en el domicilio Belén 220 siga despachando el área de Recursos Humanos; 299 mil 400 pesos por el espacio que alberga a la Coordinación General de Gestión Integral de la Ciudad, en Marsella 75; y otros miles de pesos (sin desglosar) para que la instancia de Responsabilidades opere en Belén 245.

En contraste, se había prometido que con el traslado a Hidalgo “la desocupación de los inmuebles antes mencionados permite un ahorro anual de aproximadamente un millón 475 mil 344 pesos”, así como disminución en gastos de mantenimiento al concentrar oficinas, reducción en la nómina por servicios de limpieza y hacer eficientes los tiempos tanto de ciudadanos como de burócratas, según el dictamen avalado el 8 de noviembre en sesión de cabildo referente a la iniciativa de la síndica municipal Anna Bárbara Casillas García.

Se precisó que el Patio de la Merced requería ajustes, pero que “dichas adecuaciones únicamente versan en infraestructura eléctrica para el soporte de operación de las dependencias”, sostuvo la síndica para justificar la extensión de contrato de arrendamiento por más de 11.3 millones de pesos anuales hasta 2021.

Sobre este asunto, el titular del Comité de Adquisiciones, Agustín Araujo, dijo no estar informado del plan de concentrar oficinas en avenida Hidalgo, como se avaló hace una semana en el pleno del ayuntamiento; apuntó que al no tener la certeza de cuánto tiempo llevaría el cambio, sería necesario extender los contratos de renta antes referidos. “Mientras no se trasladen las oficinas, yo no puedo dejar de pagar (las otras rentas)” y apuntó que la mudanza “no es algo que se va a lograr de un día para otro”.

Debido a que quedan 11 meses del actual gobierno, tiempo por el que se avalaron los contratos dobleteros, se le preguntó sobre si todo ese lapso van a tardase en hacer las adecuaciones de infraestructura eléctrica, de lo que dijo tampoco tener conocimiento. De las rentas en edificios por desalojar, “tengo que cubrir hasta que cierre el gobierno, eso no significa que se va a ejercer en su totalidad (el recurso)”. Sostuvo que se podían cortar antes los plazos.

JJ/I