La vocación magisterial se impone

Laura Ofelia Robles. ”No soy docente necesariamente de salón, soy docente de experiencia práctica”. (Foto: Especial)

La actual coordinadora de egresados y exalumnos de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Laura Ofelia Robles Sahagún, tiene apenas 6 meses como docente.

La especialista en mercadotecnia por la Universidad del Valle de Atemajac (Univa) ya se involucró directamente como profesora tanto en su alma máter como en la UdeG.

Después de años en los que intentaron convencerla de dar clases, por fin tomó las riendas de esa profesión y dijo que se quedará en los salones del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) para enseñarles a los alumnos como afrontar la vida laboral donde la teoría académica no es suficiente.

“Yo empiezo a conocer cuáles son las necesidades que tienen las empresas y me empiezo a involucrar con la academia. Me invitan por parte de CUCEA a dar una clase de Mercadotecnia internacional y por diversas circunstancias también me llaman de la Univa”.

Su objetivo es darles herramientas a sus alumnos para enfrentar la competencia laboral, las habilidades que deben ir adquiriendo y el nivel multidisciplinario que deben tener.

Relató que ella egresó de la Licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Univa, en 1991 y se ha desempeñado en diversos campos profesionales, desde el asistencial hasta el cultural. También es directora de Proyectos Especiales de la Fundación Universidad de Guadalajara.

En la UdeG empezó trabajando en la red de empleo de esa casa universitaria, donde su labor fue vincular a los egresados con la planta laboral. A esta se suma la Coordinación de Servicios Estudiantiles. “Entonces a través de una misma plataforma estamos atendiendo a estudiantes y a egresados para vincularlos con las empresas que brinden condiciones dignas y tomamos en cuenta que se desarrollen laboralmente en el ámbito de su estudio”.

NTR. ¿La docencia se ha convertido en una vocación?

Laura Ofelia Robles Sahagún (LORS). A mí hace varios años me propusieron dar clases y no acepté porque no me sentía preparada. Siento que estar frente a un grupo es muchísima responsabilidad. Ahora que me volvieron invitar dije ‘va, ahora sí’ y a un semestre de distancia te puedo decir que estoy enamorada de la docencia.

He aprendido muchísimo de los chicos y es que te obligan a aprender de los libros, volver a las letras y aplicarlas.

NTR. ¿Cómo es enseñarles este panorama laboral sin que se pierda el objetivo de ser crítico?

LORS. Básicamente conozco el ámbito laboral y esa es una de las ventajas que tengo. No soy docente necesariamente de salón, soy docente de experiencia práctica. Entonces, desde el momento que llego a presentarme con mis alumnos ponemos ciertas condiciones: el uso de las tecnologías, de las presentaciones, cómo se deben de presentar, la puntualidad, cuáles son las normas, las leyes, la parte que no corresponde a su carrera pero con las que tienen que convivir.

Estamos poniéndolos en un ámbito real, también les hablo de las cuestiones salariales, prestaciones, de cómo está la situación actualmente y lo que están viendo los estudiantes a futuro. Ahorita los chicos están muy enfocados en su presente pero dejan de lado la parte de hacer una carrera en una empresa, las prestaciones laborales o seguridad social. Les marco la forma como pueden presentarse a buscar un trabajo, lo que pueden aportar, las formas como pueden ser contratados y los aspectos de contratación que deben de cuidar.

NTR. ¿Es enseñarles mucho más allá de una teoría?

LORS. Es enseñarles la realidad que representa el campo laboral. Es poner en perspectiva la parte teórica con la parte real.

NTR. ¿Cuál es la principal inquietud de los estudiantes?

LORS. No conocen esa parte de la normatividad. Les cuesta mucho trabajo entenderlo. Me preocupa que no lean porque de ahí se desprende mucho desconocimiento. Son muy creativos pero deben de tener esa parte teórica, de análisis, de emitir juicios. Que conozcan las normas oficiales que se aplican en casi todos los temas y hasta la normatividad laboral.

NTR. ¿Cuáles han sido los principales retos y lecciones?

LORS. El principal reto es que la industria entienda a los jóvenes y que estos se adapten a la industria porque los jóvenes están avanzando más rápido que cualquier industria y organismo. Me han permitido ser una moderadora entre empleadores, estudiantes y egresados, que logren entender de una manera racional los ajustes que se deben ir haciendo. El saber cómo están ahorita los estudiantes y la industria es el mayor conocimiento que he tenido.

NTR. ¿Por qué debería ser necesario que todos los maestros apliquen este tipo de conocimientos con sus alumnos?

LORS. Porque no solamente es un libro, ese todos podemos leer e interpretar, pero la experiencia que tenemos en el campo laboral es lo que va a nutrir. Que los investigadores y maestros salgan del salón para que les inculquen a los chicos esta parte práctica, que se aprenda lo que en realidad se necesita en el campo laboral.

Tendríamos que acondicionar la academia a la necesidad real y actual de la industria. También enseñar a la industria que es lo que está necesitando el joven de hoy, sin dejar de lado a las personas que ya no tienen 25 ó 30 años y que son productivos, tienen experiencia y un trabajo.

A detalle

  • Licenciada en Ciencias y Técnicas de la Comunicación por la Univa
  • Maestría en Dirección de Mercadotecnia por la UdeG
  • Docente de Mercadotecnia internacional y de Marco legal para la mercadotécnica y la publicidad
  • Más de 20 años de trayectoria profesional

JJ/I