Calandrieros harán huelga de hambre

(Foto: Especial)

El grupo de calandrieros inconformes con la transición de carruajes jalados por caballos a los vehículos eléctricos intensificará sus protestas. El lunes iniciarán una huelga de hambre afuera de palacio municipal de Guadalajara, confirmó el líder gremial, Rafael Méndez Barajas.

La decisión se tomó por considerar que el gobierno tapatío encabezado por Enrique Alfaro Ramírez “ha metido mano negra” en tribunales “porque hasta los amparos nos los han estado dilatando”, señaló el líder de los inconformes.

Aunque en esta semana estaba contemplada una audiencia respecto al juicio de amparo que promovieron para tratar de evitar que el gobierno municipal ejecute la prohibición de los animales de tiro en las calles tapatías, la cita en tribunales se reprogramó al 15 de diciembre.

También en estos días llegarían los primeros 10 de 55 vehículos que sustituirían a las calandrias actuales, según han informado antes autoridades tapatías. De acuerdo a las reformas a los reglamentos municipales, una vez que lleguen la totalidad de los carruajes eléctricos, ya no podrán estar en las calles los caballos de carga.

El grupo que se resiste al cambio teme que la reprogramación de fecha en tribunales es con la intención de que el ayuntamiento gane tiempo y a la vez hacer presión a los disidentes.

“Desde hace dos semanas no hemos podido trabajar por el operativo ese en el que nos condicionaron un supuesto permiso que nunca antes se nos había requerido en los más de 100 años que lleva este giro, que es ya una tradición. La semana pasada se pagó la multa, alrededor de 18 mil pesos. Hemos intentado sacar su mentada licencia, pero nos la están condicionando a que firmemos de conformidad para el intento de carros eléctricos, que serían justo eso, porque no se les puede llamar de otra forma. El gobierno quiere quitarnos nuestras tradiciones para invadir a Guadalajara con mototaxis, como ocurrió en Tlajomulco donde gobernó antes Enrique Alfaro”, sostuvo Méndez Barajas.

Ante la presión de no poder salir a laborar porque no se ha avanzado su caso en tribunales, así como “porque nos la están haciendo cansada y queriéndonos condicionar con los permisos”, este lunes iniciará la huelga de hambre. “De todas maneras ya casi nos tienen sin comer, entonces lo que vamos a hacer es no morirnos en nuestras casas, sino en las puertas del ayuntamiento si es necesario, para demostrarles que no son exageraciones, sino nuestra realidad”.

El líder de los calandrieros inconformes opina que el alcalde tapatío "no tiene sentimientos, al menos no con la clase trabajadora, él se siente de abolengo y quizá por eso siempre va contra los que nos ganamos la vida honradamente, pero no fuéramos delincuentes, porque podríamos andar a nuestras anchas en la zona Centro o en donde sea, así es como se maneja este gobierno".

No podrán trabajar si no aceptan transición

Si no cuentan con un permiso temporal, las calandrias tradicionales no podrán circular, y si no aceptan la transición al modelo de carruajes eléctricos, no podrán trabajar, sentenció ayer el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez.

“Las autorizaciones que se están dando son temporales mientras se entregan los carros eléctricos. Aquellos (choferes) que no hayan firmado el nuevo modelo, no van a poder trabajar”, aclaró. 

El primer edil acusó al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de sumarse al tema para ganar simpatizantes: “Ya vimos quiénes están detrás de quienes dicen protestar, cuando el aspirante, o suspirante, no sé qué sea, a la candidatura del PRI en Guadalajara (Miguel Castro Reynoso) va a pagar su multa, pues lo que vemos es un acto -que a mí la verdad ya me da risa- de cinismo, una vez más están lucrando esos personajes con la necesidad de la gente y los están confundiendo”, lamentó.

El funcionario enfatizó que no hay margen de negociación con los calandrieros: deben aceptar los vehículos eléctricos para obtener un permiso temporal y así trabajar mientras se entregan las calandrias con motor. Tania Yareli Casillas

“(Enrique Alfaro) no tiene sentimientos, al menos no con la clase trabajadora, él se siente de abolengo”
Enrique Alfaro Ramírez, alcalde de Guadalajara

FV/I