Alarma en Banxico: la inflación no baja

El origen de la subida de la inflación en México este año, lo encontramos en dos fuentes: el gasolinazo de enero y la depreciación del peso frente al dólar. El primero porque impacta en los costos de transporte y producción de casi todos los bienes y servicios, y lo segundo porque hace más caros los precios de todos los productos que compramos en el exterior.

Banco de México y en menor medida, el gobierno federal, habían vendido la idea de que estas presiones inflacionarias bajarían para finales del año y que terminarían con esa burbuja que lograría que el próximo año, volviéramos de nuevo a la senda de lograr la meta de inflación de Banxico: entre 2 y 4 por ciento.

Sin embargo, el año se acaba y la inflación no cede. Tan solo en noviembre el crecimiento promedio de los precios fue de un 1 por ciento. Lo que lleva la tasa anual de inflación al 6.63 por ciento. Prácticamente es un hecho que en 2017 México tendrá el doble de inflación que la que tuvimos en 2016.

Sin embargo, a pesar del dato, eso no es lo que tiene preocupada a la gente de Banxico. Lo más preocupante es que la tendencia que reflejan los datos no es a la baja, sino al alza.

Mientras que la inflación volátil, en la que se incluyen los energéticos, las frutas y las verduras, alcanza un 12 por ciento anual, la inflación que se caracteriza por ser mucho más estable empieza a mostrar resistencia a bajar del 4.9 por ciento. De hecho, basta ver la gráfica que publica Inegi, para darnos cuenta de que el incremento en la volátil está comenzando a contaminar a la inflación más estable.

Esto ha encendido todas las alarmas en Banxico y ya se habla que harán uso de su herramienta principal para enfriar los precios y la economía: subirán de nuevo la tasa de interés. Este 14 de diciembre el nuevo gobernador del banco central se estrenará con otra subida en la tasa de referencia. Lo que pretenderá quitarles presión a los precios a través de congelar la actividad económica con tasas más altas.

Sin duda, 2018 se avizora como un año peor que éste que termina: con inflación alta y un crecimiento menor.

México llega al final del sexenio del presidente Peña con una economía en estancamiento.

@Israel_Macias

JJ/I