Que valga la alegría

Para una persona poco agraciada en los menesteres de la actividad física, como es el caso de su servidora, aprender movimientos enfocados al combate cuerpo a cuerpo ha sido difícil.

Tras un año y siete meses de entrenar boxeo (después de veintitantos de no mover un dedo) aún hay dificultades a enfrentar para lograr hacer una pelea decente (ya no digo espectacular).

Dependiendo el temperamento es la reacción. A veces mis reacciones no son muy pacíficas. A veces desear aprender algo nuevo con tantas ganas, pero sin que el cuerpo reacciones como una quiere, es difícil y frustrante.

No hablaré de cómo lo percibo yo, pero sí de cómo lo ve mi entrenador. Para él, mi avance ha sido significativo y una base que aún no podemos sentar para dar un mejor resultado es el del cambio de actitud.

“No me gusta tu negatividad”, me repite ocasionalmente. Según dice es un bloqueo, que si bien no me impide hacer las cosas, sí me las complica.

Dice que mi cerebro registra el pensamiento negativo y aunque procese que me sirve para mejorar, no lo toma de la mejor manera y lo ve más como sacrificio.

Me pregunta si no sería más sencillo verlo por el lado de disfrutar del proceso. Normalmente no le contesto nada porque trato de meditarlo a ver si se me queda grabado, descifrado.

Y es que desde que empecé a entrenar hago cosas que antes detestaba, como correr, hacer sentadillas, descubrí que odio las burpees (ejercicio en siete pasos que activa prácticamente todos los músculos del cuerpo) y muchas cosas más, pero entiendo que sin ello boxearía muy, pero muy mal.

“No hagas que valga la pena, haz que valga la alegría”. Me recuerda que es un trabajo de construcción constante, que nunca se llega a un final porque siempre hay una manera de ser más rápida o más fuerte, y que precisamente por ello debería disfrutarlo.

El día que entré al gimnasio pensé que iba a aprender a boxear, que iba a ser difícil y tal. A la distancia entiendo que he aprendido otras cosas extra deportivas y que si bien me parecían difíciles, a cada paso me he demostrado que no son imposibles…

Y han valido totalmente la alegría.

@AleczTrujillo

JJ/I