Bajar los impuestos

El nuevo Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio González Anaya, ha reiterado lo dicho por su antecesor de que no subirán los impuestos durante el próximo año, pero, el problema no es ese sino que debieran bajar derivado de la reforma fiscal que implementa Estados Unidos.

Incluso la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) entregó formalmente a la Secretaria de Hacienda una propuesta para reducir el Impuesto Sobre la Renta, que implica el 31 por ciento de los ingresos tributarios del gobierno, así como hacer deducibles todas las prestaciones laborales.

El problema se agudizará  en 2018 con las presiones de Estados Unidos, por un lado, y las del sector patronal, por el otro, pues Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, sostiene que para mejorar la competitividad del sistema tributario se debe homologar el ISR al de las naciones de la OCDE.

Sin embargo, la resistencia oficial es mucha, por su gran dependencia a este ingreso y a la caída en el precio y la exportación de crudo. Además para las grandes corporaciones empresariales se les otorgan grandes facilidades, créditos fiscales y hasta tolerancia a todo tipo de elusiones, por lo que sus aportaciones al fisco son mínimas de acuerdo con su tamaño.

 

AHORROS

Ya fuera de su responsabilidad de Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, se atreve a hablar de la corrupción, ese mal del sistema que en este sexenio ha llegado a grados intolerantes y muy dañinos para la economía.

Simplonamente, tras dejar al país con inflación de casi 7 por ciento y riesgo de colapso para 2018, el ahora titular del Banco Internacional de Pagos, dice los mexicanos deben manifestar su hartazgo contra la corrupción.

Sometido por el sistema que le dio proyección pide crear “verdadera conciencia social” (de la que él nunca hizo gala durante su paso por el Banxico) para entrarle de manera frontal y coordinada al tema de la seguridad jurídica, de la que hoy, y desde hace años, se carece.

Carstens se fue sin dejar buenos resultados y bajo serias amenazas de creciente devaluación, aumento en las tasas de interés, elevada deuda pública, TLCAN en peligro de extinción, mínimo crecimiento económico y hostilidades del vecino del norte, el país más poderoso del mundo. ¿Dónde su éxito?

@salvador_mtz

JJ/I