Regalotes navideños

Burn bridges

The Streets

Mike Skinner, el nombre bajo la marca The Streets, como regalo de Navidad, este viernes regaló cinco minutos y 52 segundos de música dividida en dos temas. Burn bridges es un corte sombrío acerca del mundo convulso, que cuestiona la falta de sentimientos y se desarrolla en una pista cercana al trip hop. El lado B es Sometimes I hate my friends more than my enemies, una pieza más animosa, con un rapeo que nos evidencia la distancia que hay con las formas estadounidenses del género. El rap inglés es más imaginativo y se sale de los moldes. Skinner sólo deja con ganas de más. #Sinblinblin

CALIFICACIÓN: SUBE EL VOLUMEN

Centauros

Tulsa

Para quienes ya se hartaron del sonsonete de Morrison, Lafourcade o Sariñana, la opción está en Tulsa, banda liderada por la vocalista Miren Iza, quien en su quinto álbum canta letras sarcásticas (Centauros), expresa rabia y amor por su lugar de origen (Bilbao), habla de esperanza y de salir adelante (Pequeñas embestidas), de miedos terrenales (Lobo) y puede ser crítica con un aire del sonido 4AD ochentero (Atalaya: “Que venga Dios a intentar bajarme de aquí”). A Miren, la banda le encuentra ambientaciones adecuadas, coloridas que acompañan una forma de interpretar que nunca cae en la modorra porque aporta, se cobija o se teje con la instrumentación. Centauros es buenazo. #QuéDelicia

CALIFICACIÓN: SUBE EL VOLUMEN

The architect

Paloma Faith

Alguien me la recomendó hace años y no le hice caso, pero con The architect, lanzado a finales de noviembre, me conquistó. La razón es simple, su apego a las raíces del soul e instrumentaciones clásicas como las que muestra en Guilty, un corte poderoso que sí, recuerda a Amy Winehouse, pero su interpretación vigorosa es, literal, otra cosa. Puede competirle sin problemas a Alicia Keys en los alcances vocales en The architect (los arreglos orquestales son espectaculares) o en Surrender se da el lujo de hacer temas bailables (Crybaby, Kings and Queens) pero sin ingenuidad. Lo que tiene esta inglesa son letras sólidas e inspiradoras (Warrior), una voz potente, un estilo clásico, preferible escucharla a ella en Navidad que a cualquiera. No se la pierdan. #NoLeHaceQueSeasPopera

 

NAVIDEÑOS

You make It feel like Christmas

Gwen Stefani

¿Qué de original puede tener un disco navideño? Muy poco. Lo que hizo Gwen Stefani, al menos respeta su origen skato, mezclado con swing y sonido de los años 50 en su versión de Jingle bells, aunque su onda Ray Coniff en White Christmas sí te saca de onda. La elección de temas es una mezcla de canciones de amor y clásicos navideños enfocados a la cultura pin-up, a eso responden los coritos femeninos en varias canciones y la forma de presentar Last Christmas, un rocanrolito muy cincuentero. Este disco navideño está enteramente enfocado al mercado anglosajón, difícilmente será un clásico fuera de su país… ni ahí, sólo es folclor. #JoJoJo

CALIFIACACIÓN: MODERE SU CONSUMO

Everyday is Christmas

Sia

Bueno, quien le quiera poner un toque divertido a su noche navideña, Everyday Is christmas de Sia, es la opción. La australiana por lo menos se preocupó en lanzar temas inéditos, con un alto grado de ingenuidad y humor, quizá el mejor Santa’s coming for us, su propia secuela al Santa Claus comes to town. Aunque en ninguno de los cortes hay una instrumentación arriesgada, que rompa moldes, se agradece que cosas como Ho Ho Ho sean tan divertidas y tengan esos arreglos de metales. La forma que canta Underneath the mistletoe es muy suya, pero en este contexto es fresca y Everyday is Christmas tiene una dosis de melancolía y de amor fraternal. Está bonito, comercial, te hace reír, pero sin empalagar. #TeDaTuNavidá

CALIFICACIÓN: MODERE SU CONSUMO

JJ/I