Juguetes STEM, diversión con método científico

(Foto: Especial)

Los juguetes STEM –aquellos relacionados con ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas– copan cada vez más la oferta comercial, pero existen pocos estudios que demuestren que realmente impulsan en niños y niñas la atracción por estas disciplinas.

El profesor Jeffrey Trawick-Smith, experto en el juego de los niños en el Centro de Educación Infantil de la Eastern Connecticut State University (EU), sorprendido ante la escasez de investigaciones a este respecto, observó, junto a su equipo, a preescolares utilizando juguetes específicos y midió su capacidad para resolver problemas, su expresión creativa y la interacción social.

Tras cinco años de pruebas, el juguete de mayor puntuación, tanto para niños como para niñas, fue un conjunto básico de bloques de madera. Un juego que, según comentó Trawick-Smith a The New Yorker, “fomenta la capacidad de resolver problemas y el pensamiento matemático”.

En uno de los experimentos, un niño jugaba con una sencilla serie de piezas planas magnéticas y necesitaba un fragmento cuadrado para terminar una pequeña “casa para tigres” que estaba construyendo. Como no pudo encontrar ninguna pieza con estas características, combinó dos triangulares para crear una cuadrada, demostrando que los juguetes de construcciones están conectados con conceptos matemáticos.

Según el científico, lo que hace que los juguetes promuevan de forma efectiva las habilidades científicas no es la determinación del género o los diseños complicados, sino la simplicidad y el hecho de no tener una sola utilidad predefinida. Esto permite a niños y niñas experimentar y explorar.

Menos diseño para fomentar la creatividad

A pesar de la ausencia de estudios científicos, las empresas de juguetes han llevado a cabo sus propias investigaciones para dirigirse mejor a sus clientes, los niños y sus padres. A la conclusión a la que muchas de ellas llegan es que un artilugio con excesivo diseño o demasiado complicado no es necesariamente el más indicado para suscitar el interés por la ingeniería mediante el juego.

Los juguetes STEM, que tratan de fomentar la creatividad, la lógica y las habilidades de los niños para resolver problemas, están de moda, pero reciben una crítica común: dejan poco espacio para la creatividad.

“Cualquier juego puede potenciar las destrezas científicas: un niño puede aprender matemáticas con un juego especialmente diseñado para esto o con las piezas LEGO. No obstante, es verdad que hay juegos que a determinadas edades son más específicos y permiten desarrollar áreas concretas, como podrían ser los juguetes científicos o los pequeños experimentos, por ejemplo, de biología o de astronomía”, expone Maite Francés, responsable del departamento de Publicidad, Estudios y Tendencias de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ).

Según un trabajo realizado en 1997 por la AEFJ, en colaboración con Jeffrey Goldstein, doctor en Psicología en la Universidad de Utrecht (Holanda) y el pediatra francés Julien Cohen-Solal, es recomendable que desde muy tempranas edades los niños utilicen juegos de construcciones y puzles, y que de los 6 a los 11 años se diviertan con cajas de experimentos, microscopios y construcciones complejas.

“En función de sus características y las habilidades, hay niños a los que les viene muy bien juguetes más específicos para aprender; pero a lo mejor otro niño con un juguete de construcción puede empezar desde la más tierna infancia –con dos o tres años– a ensamblar piezas y desarrollar nociones de ingeniería, algo que a lo mejor no aprendería hasta los diez años, ya con un juguete específico”, añade la experta.

¿A qué se considera juguete científico?

Experimentos que ayudan a los niños a entender en qué consisten las energías renovables, robots que sólo funcionan con luz solar o molinos de viento que a través de la energía eólica consiguen cargar pilas del tipo AA, forman parte de la amplia variedad de juguetes relacionados con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

Los juguetes STEM se caracterizan por aplicar cada una de estas disciplinas en el mundo real. Algunos representan ecosistemas en miniatura que enseñan el funcionamiento del ciclo del agua. En este pequeño espacio cerrado las semillas pueden germinar, generar vapor de agua cuando son pequeñas plantas y, finalmente, provocar que 'llueva' dentro del miniecosistema.

También hay relojes sin pilas que solo se ponen en marcha en función de la cantidad de agua, zumo u otros líquidos que se viertan en los dos tubos correspondientes, conectados a dos cables que generarán la electricidad necesaria. Este juguete acerca conceptos como el pH y enseña cómo producir energía de manera ecológica.

Prudencia

No obstante, expertos como Kathy Hirsh-Pasek, profesora de Psicología en la Universidad de Temple (EU) y experta en aprendizaje y desarrollo infantil, aconsejan prudencia con las afirmaciones de algunos fabricantes sobre los beneficios de su producto, ya que no siempre están avalados por pruebas científicas.

En la misma línea, una investigación publicada recientemente en la revista JAMA Pediatrics afirmaba que, aun siendo más llamativos, los juguetes electrónicos con luces y sonidos no potencian la comunicación oral entre los más pequeños y sus familias tanto como los clásicos. Cuando comparten el tiempo con un puzle o un rompecabezas, padres e hijos hablan más y con un lenguaje más rico, lo que fomenta el desarrollo cognitivo del bebé.

Subordinada

63% tienen mucho interés en ellos

Los niños piden más juguetes STEM

Para conocer los gustos de sus clientes potenciales, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes pidió a la Universidad de Valencia un estudio sobre los valores, perfiles y preferencias de los niños españoles de entre 8 y 12 años de edad. Los encuestados manifestaron tener mucho interés (63.3 por ciento) en los juegos científicos o de experimentos. Las niñas de entre 8 y 10 años y de clase alta eran el perfil preferente de estos juegos.

Según los datos manejados por Amazon, las ventas de este tipo de juegos han crecido 204 por ciento en su página web respecto al año pasado. La web puso en marcha una tienda especial de juguetes STEM que cuenta con más cientos de artículos.

No hay que forzarlos

Para Maite Francés, responsable de estudios de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, es preferible no forzar a los niños a que utilicen juguetes STEM si no quieren, ni que los padres se obcequen en regalarles lo que ellos consideran que son instrumentos educativos “ya que sus buenas intenciones podrían resultar contraproducentes”, recalca.

“Si los padres quieren elegir un juego, deben observar el perfil de su hijo y comprender qué puede ir más con su personalidad. Hay muchos estilos de juguete, no todos tienen por qué ser probetas”, concluye la experta. Al final el objetivo del juguete, científico o no, es que los niños se diviertan imaginando. SINC

Top 5

  • 10-En-1 Roto Power RC 41231

Set de construcción 10 en 1 Roto Power RC para construir varios modelos de aparatos voladores. Incluye mando de radio control y panel para control del vuelo. Los juegos de construcción K’NEX están recomendados a todos los amantes de las construcciones y los grandes retos

  • Thrill Rides Montaña Rusa

Set de construcción de K´NEX con 399 piezas para construir la terrorífica Montaña Rusa Web Weaver que brilla en la oscuridad. Incluye vagón motorizado y carriles fluorescentes. Los juegos de construcción K’NEX están recomendados a todos los amantes de las construcciones y los grandes retos

  • Crea tu Grúa Hidráulica Móvil

Con este kit, los niños pueden montar su propia grúa hidráulica. Una vez montada, pueden utilizar la presión hidráulica de las jeringas para abrir y cerrar la garra de la grúa y sostener la carga, así como mover el brazo hacia arriba, hacia abajo y hacia los lados para transportar la carga. Los niños pueden utilizar objetos a su alrededor para moverlos con la grúa y aprender cómo funcionan las máquinas accionadas hidráulicamente como grúas, excavadoras de gran tonelaje, etc.

  • HUE Animation

Diseñado por profesores de Tufts University para niños de 8 a 13 años, su programa de animación para crear videos en Stop Motion, Es un kit para crear animaciones en Stop Motion; contiene la cámara HUE HD, un libro de 60 páginas (en español) y el software de HUE Animation

  • Circuito de inteligencia artificial Hot Wheels

La innovación de Hot Wheels te trae el circuito de carreras más alucinante con coches de inteligencia artificial que te ayudan a no salirte de la pista, o a conducirlos de manera independiente. Esta pista de carreras con inteligencia artificial incluye dos coches radio control capaces de alcanzar 180 metros por hora y dos mandos de radio control con distintos modos de juego. El sistema de conducción inteligente permite a los niños mantenerse en la pista o competir contra la propia máquina. El juego también permite conducir los coches fuera de la pista, como un radio control clásico. El circuito incluye 20 tramos de pista, con los que se pueden crear más de 40 configuraciones

JJ/I