Finaliza Festival de Cine & Arte de Tapalpa

Cineasta. Celso Garcia, director de La delgada línea amarilla, fue una de las personalidades que visitaron el festival este año. (Foto: Cuartoscuro)

Dolores Tapia anunció recientemente en sus redes sociales que el Festival de Cine & Arte de Tapalpa, con su quinta edición, había llegado a su final. Sin dar muchos detalles agradeció a todos sus colaboradores, se despidió de uno de sus proyectos más ambiciosos y que dio al municipio cada año una probada del cine mexicano actual.

“En nombre de toda la organización de este pequeño festival, agradezco profundamente a todos nuestros patrocinadores, al ayuntamiento local, a las instancias públicas y privadas que confiaron en nosotros como un motor creativo de promoción y difusión del cine nacional”, escribió la fundadora del festival. “Damos gracias a todos los cineastas, actores, directores, productores, periodistas y promotores que colaboraron con su trabajo para nuestro crecimiento”.

“En este 2017 cerramos ciclo celebrando el centenario de Juan Rulfo, autor de una literatura universal a la que dieron voz Ximena Ayala y Silverio Palacios en la plaza, ahí, entre las familias, las estrellas y los niños”, continuó el comunicado. “Nos visitaron en 2017 autores de la talla de Iván Ávila Dueñas director de El peluquero romántico, Marco Barajas autor del corto Contéstame y, el multipremiado jalisciense Celso Garcia director de La delgada línea amarilla.

En entrevista con NTR, Tapia comentó que después de cinco buenos años el proyecto termina su ciclo porque todas las involucradas en su realización, Alejandra Hernández, Hirma Enríquez, Nayeli Alcántara y Lola Bianchin y la propia Dolores emprenden otros proyectos.

“Y personalmente quiero cambiar, mutar, transformarme. Estoy feliz de lo que sucedió, sobre todo en 2017, pero no me quiero aferrar a algo que es exitoso, por el éxito mismo, eso me parece incluso trivial. Aun en la belleza es tiempo de irse, aun en la belleza es tiempo de cambiar. Hay que saber cerrar. Nosotros necesitábamos este cierre”, comentó Tapia. “Cerrar me da ilusión, el futuro me da ilusión”.

Durante cinco años el festival funcionó como una iniciativa independiente que se mantuvo con mucho amor hacia Tapalpa y pensando en un programa dirigido a quienes viven ahí.

“Al inicio del festival hubo quien me aconsejó buscar aliados, ya sabes, aliados políticos, y yo pienso que las alianzas generan compromisos, éramos pequeños, pero éramos nosotros. Y podíamos invitar a (Juan Carlos) Rulfo, a Ana Francis Mor, a Mario Zaragoza si queríamos, a Celso García, a Toño Urrutia, a Beto Gómez, a Eréndira Ibarra, a Payó. Podíamos hablar de violencia religiosa, de los desaparecidos, de Rulfo. Tapalpa personalmente fue un buen ejercicio de libertad y visión. La gestión difícil. Pero así fue este proyecto. No es bueno ni malo, así es”, comentó Dolores.

“Desde el día uno que nació el Festival de Cine & Artes de Tapalpa busqué lo que se logró en esta quinta edición. Fue difícil porque había que trabajar en terreno duro, con mucho amor a esta tierra y mucho respeto al proceso mismo del festival, fue difícil, pero se logró”.

Como metafórico y arquetípico fue para la directora de esta iniciativa que para la edición final, Juan Carlos Rulfo regresara con el trabajo de su padre a estas tierras. “Abrimos el festival con Rulfo presente. Digamos que nos ayudó a conjurar el cierre. Lola Bianchin fue un gran regalo, fue una productora que estuvo en Tapalpa en 2010 –un año durísimo para nosotros–, tener el regalo de su presencia para elevar anclas fue crucial, psicomágico. El equipo del festival cree en lo no visible, finalmente Alejandra Hernández e Hirma Enriquez han estado involucradas en proyectos que dirijo en Tapalpa desde hace más de 10 años. Quizá más. Tapalpa nos regaló la magia pura, sus campos son como una metáfora en acción. Esto hay que saberlo ver, para trabajarlo, para quedarse y luego irse. Somos creadores, este proyecto nos pertenecía en su esencialidad”.

Sobre el futuro cultural al que debería aspirar el municipio, Dolores Tapia afirmó que Tapalpa hoy está más abierto, “al final de cuentas es una población serrana alejada del bullicio, que es lo suficientemente bella para no mirar al exterior, creo que es mucho más abierta para recibir… primero tendrían que articularse en materia cultural”.

“Creo que hay un interés en el área de culturas populares, sin embargo, debería haber programas constantes que se diera seguimiento todo el año con programas estructurados abarcando todas las bellas artes”, finalizó.

_____

“Aun en la belleza es tiempo de irse, aun en la belleza es tiempo de cambiar. Hay que saber cerrar”

“El festival nació en el año 2013. Creímos entonces en la potencia de contar historias en el corazón de un Pueblo Mágico”

“Agradezco a Beto Gómez, por la generosidad de visitar Tapalpa en más de una ocasión con su poderoso trabajo. ¡Gracias Beto! Y especialmente a Álvaro Abitia y a Federico Fabregat que con todo su talento son capaces de consolar a toda la nación”
Dolores Tapia, fundadora del festival

Satisfacción

Durante cinco años el festival funcionó como una iniciativa independiente que se mantuvo con mucho amor hacia Tapalpa y pensando en un programa dirigido a quienes viven ahí

JJ/I