Dan nueva vida al Cristo del Santo Entierro

Abandono. La figura es muy representativa en la devoción de la comunidad, por eso sorprende el grado de deterioro en el que se encontró. (Foto: Especial)

La semana pasada en la Casa de la Cultura de Jocotepec, en la Región Ciénega del estado, un grupo de especialistas de la compañía privada Restauración Profesional en Jalisco, dirigidos por Rigoberto Sánchez Becerra de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO), comenzaron con los trabajos para restaurar el Cristo del Santo Entierro, patrono del lugar y ubicado en la Parroquia del Señor del Monte.

Según las redes sociales de la Dirección de Arte, Cultura y Tradición hasta principios de diciembre se habían realizado análisis instrumentales y trámites ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para comenzar los trabajos en la escultura policromada y articulada conocida como Santo Entierro, la cual, se cree, procede del siglo 18.

Según explicaron los restauradores a través de una inspección de la pieza con luces ultravioletas, el Cristo necesitaba sobre todo limpieza para volver a su color habitual. Se trata de una figura sangrando en la cruz, hecho, según los estudios, de carbonato básico de plomo. De hecho descubrieron entre otras cosas que el Cristo había sido restaurado con pinturas diferentes alrededor del tiempo, sobre todo en la sangre de las piernas y el cuello, y también con clavos y textiles con los que se intentaron arreglar desperfectos, que datan de los años 60.

La pieza se encontraba hasta entonces en un franco deterioro dentro de una vitrina en el mencionado templo, uno de los brazos incluso estaba a punto de caerse antes de la intervención.

De 1750 data la obra, según la tecnología y los pigmentos utilizados en la pieza. Los restauradores han descubierto detalles de la figura que no se veían con la suciedad, tales como el amoratamiento de la piel de Cristo cerca de donde se clavaron sus pies, así como las técnicas para darle color que originalmente se realizaron con lo llamado avejigado, es decir realizado, con una vejiga de chivo y que fue detallado con, incluso, llagas abiertas en la espalda.

En entrevista con NTR Luisa Helena Tapia Gálvez, directora ejecutiva del proyecto y también restauradora egresada de la ECRO, comentó que es de suma importancia que quienes custodian el patrimonio de los mexicanos no se atrevan a hacer proyectos sin respaldo legal del INAH: todos los objetos religiosos o de culto que daten de hasta 1800 son propiedad del estado.

“Encontramos este Cristo en muy mal estado”, comentó. “Estaba casi abandonado, cuando es una pieza que generalmente se usaba en procesiones extramuros por su movilidad. Comenzamos en pláticas con el proyecto hace seis meses y hasta ahora pudimos comenzar con los trabajos después de varios estudios. Hubo incluso un escándalo porque llevamos al Cristo en una ambulancia para hacerle tomografías, es difícil que la población entienda la importancia de su patrimonio”.

Esta restauración llevará aproximadamente cuatro semanas de trabajo y un costo aproximado de 71 mil 340 pesos con el material incluido, mucho del cual tiene que traerse de Nueva York o Ciudad de México. El precio fue pagado 50 por ciento por la comunidad de la iglesia del Señor del Monte y otro 50 por ciento fue adquirido con varios recursos conseguidos por la Dirección de Cultura. Un equipo de cuatro o cinco restauradores trabajará en el Cristo aprovechando las vacaciones.

Tapia Gálvez comentó también que aproximadamente en febrero iniciarán con los trabajos del Señor del Huaje, una figura que mide alrededor de 3 metros, muy representativa de la devoción católica jalisciense.

“Estaba casi abandonado, cuando es una pieza que generalmente se usaba en procesiones extramuros por su movilidad”
Luisa Helena Tapia Gálvez

71,340 es el costo total de la restauración

4 ó 5 especialistas participarán en la labor

FV/I