Presentarán Disección en el Fet del Galerías

(Foto: Especial)

En un departamento pequeño, ubicado cerca de avenida Revolución, el equipo de Disección comenzó a ensayar por la noche hace meses, poco antes de que la obra se presentara en el Miércoles de Teatro del programa Vive el arte de la Secretaría de Cultura.

Los actores y creadores de la obra llegaron en punto de las 8 de la noche para comenzar con un ensayo en la sala del departamento. Con su tabla de madera que funge como la sala de operaciones de un científico loco que debido a los maltratos de su madre, busca en los objetos inanimados y en sus creaciones el feedback sobre su propia inteligencia.

Un día un soldado nazi vuelve a la vida como un Frankenstein, pero contrario a lo que el científico esperaba, en lugar de entablar una relación que hiciera posible, quizá, conocer más sobre la guerra que se desarrolla fuera de las puertas de su casa, fuera del sótano en donde tiene que vivir, el cadáver entabla una relación con la madre de su creador, que puede descargar sus instintos violentos con él.

El humor negro de la obra se hace patente en el departamento en el que las voces de los actores retumban en las paredes, dirigidos por Karina Hurtado desde un sillón y haciendo anotaciones en un cuaderno, mirando atenta y subiéndose las gafas que cabalgan en su nariz. Hay risas desatadas.

Quizá la de Lucía Cortés, que interpreta a la madre del científico, el anatomista, es una de las más contundentes en la obra. Se trata de una madre violenta que busca desatar sus deseos con sus marionetas y obliga a su hijo a jugar con ella para interpretar personajes que termina asesinando cada vez. Una de esas escenas, que se ensaya en el salón da prueba de su voz que también retumba en el escenario. Armando Amezcua y Alberto Magaña también actúan pero además se las han arreglado para sacar adelante este proyecto independiente en la escena local desde hace varios años aún si no han pertenecido a ninguna beca o muestra estatal.

Aunque el tema central es la guerra, de la Segunda Guerra Mundial y las marionetas son parte de la propia narrativa de la obra, el verdadero centro de la historia en la familia y las complicadas maneras que buscan con tal de no afrontar la comunicación. Esta familia la resolverá sus problemas cuando deberán unirse y utilizar el cuerpo del soldado nazi, que ya no siente, para huir de la guerra y escapar a una frontera neutral fuera del terrible frío de Polonia.

Esta historia volverá a presentarse durante el Festival de Teatro del Teatro Galerías hoy por la noche a las 21:30 horas, apta para público mayor de 12 años.

JJ/I