Acusan de obra pirata en el Charles Chaplin

Preocupación. Los teatristas de la ciudad afirman que al presentar una obra sin permiso de sus autores no se respeta el trabajo creativo de los mismos. (Foto: Especial)

El éxito de la película Coco de Disney Pixar, dirigida por Lee Unkrich y que aborda entre varios temas el Día de Muertos, no tiene límites. La venta de películas piratas, libros, juguetes y otros productos con las imágenes del filme no es todo. En varias ciudades ya se han anunciado funciones de obras de teatro con botargas y actores basados en el filme.

Una de ellas va a llegar a la ciudad este fin de semana, al auditorio Charles Chaplin.

Aunque varias obras de teatro, producidas con presupuestos privados, basadas en otras historias de Disney se presentan en la cartelera de varios teatros de la ciudad, la de Coco desató comentarios negativos de parte de algunos espectadores, pero también de la comunidad teatral de Guadalajara. Apenas a unos meses de haberse estrenado el filme en México y luego en Estados Unidos, mostrar esta obra, que no cuenta con los derechos de Disney para montar un show en vivo y que se trata de una adaptación desató las críticas en comparación de los espectáculos que pagan derechos de autor para sus obras.

La obra se anuncia por medio del Facebook en un evento y en otros spots al que se han sumado más de 3 mil personas. En los videos y carteles promocionales se utiliza el arte y la música de la película original, aunque en la obra se utilizan botargas para representar a los personajes. Disney Pixar ni siquiera ha dado los derechos para una representación en vivo.

En entrevista con El Diario NTR Oscar González, director de la productora 4:44 que trae el espectáculo en vivo a Guadalajara, comentó que han sido víctimas de lo que él llamó un ataque explícito a su trabajo.

“Nosotros somos una empresa mexicana con oficina en la Ciudad de México y Guadalajara y nos dedicamos a crear obras y representar carreras artísticas”, dijo. “Así como esta puesta en escena a nosotros nos ofrecen cada año infinidad de obras de teatro y espectáculos porque afortunadamente nos hemos posicionado como una de las empresas más fuertes en esto (sic), tenemos la fortuna de que nos busquen los empresarios para traer los espectáculos: esta no fue la excepción. Todo esto se hizo con las mejores intenciones”.

González dijo que aceptaron llevar la obra por el éxito que ha tenido en gira alrededor de la república pero que buscaron un “teatro pequeño”, porque nunca se imaginaron la respuesta que tendría.

“La gente ha reaccionado de maravilla, desde que publicamos el evento hemos tenido una buena respuesta, aunque la obra también ha sido atacada y tachada como pirata o de falta de derechos. La obra no es una producción de Disney, es una obra genérica que así se tiene registrada, nunca se trata de engañar al público de que es una obra original, inclusive en el cartel las imágenes no son las imágenes reales de la película y cuando lo usamos lo cuidamos mucho con una asesoría legal para no afectar a los dueños de los derechos”.

Según el director de la productora hay cada fin de semana más de estas obras genéricas y asume que por el boom del momento fue lo que ocasionó la crítica de “un grupo de teatro que defiende el teatro cultural de Guadalajara”.

Dijo que la palabra coco de hecho no está registrada, pero que cualquiera tiene derecho de registrar una obra así cuando son adaptaciones. El productor prefirió dejar en secreto el nombre de la compañía que montó la obra en primer lugar y solamente dijo que se trata de una empresa estadounidense y que sólo tuvo contacto con uno de sus representantes.

Pese a todo, la obra se presentará en el Charles Chaplin el 13 de enero con dos funciones a las 12 y a las 4 del día. Los boletos para asistir son de 275 y 300 pesos.

El auditorio Charles Chaplin, por su parte, respondió a las quejas de varios usuarios justificando que le dan oportunidad a todas las obras para garantizar la variedad de las propuestas teatrales.

Lucran con expectativas del público

Mauricio Cedeño, director de teatro tapatío, comentó que esta obra simplemente está mal porque lucra con las expectativas del público, además de con el trabajo de varios años de esfuerzo y de muchos artistas que pusieron su empeño en el filme y que no será representado en esta obra de botargas.

“Me parece un oportunismo, un robo, está muy padre que le den trabajo a mucha gente, pero están trabajando en la ilegalidad, no puedes decir que porque es una adaptación se valida el uso de los personajes, canciones, textos e imágenes”, afirmó. “Esto no nos puede estar pasando en una ciudad que se supone que está creciendo teatralmente”.

El también productor, como otros talentos locales por medio de redes sociales, dijo que esta obra afecta sobre todo a los profesionales que sí pagan los derechos de las obras y musicales que montan y que a estas alturas hay demasiada información como para justificarse con no conocer la legislación al respecto.

La productora Paola Moncal comentó también que es una responsabilidad compartida de productores, actores y los administradores del teatro llevar puestas como éstas, sin derechos y lucrando con las ideas originales.

“Se van con la idea de que es Disney, una empresa multimillonaria y que actos como estos son como quitarle un pelo a un gato, pero es su derecho, es su creación”, opinó. “Creo que hay que ser claros, y darle su aportación y sus méritos, aun siendo Disney está mal que se haga sobre todo con la obra de tantos buenos autores y dramaturgos mexicanos que bajo este esquema siempre se llevan la peor parte”.

Para saber

En los comentarios de la publicidad y los eventos hay personas interesadas en llevar a su familia y a sus amigos que no han visto el filme original

JJ/I