Quinto Patio

Por el tema del fiscal anticorrupción habrá pleito para rato y más cuando es año electoral. Gabriel Valencia, el quejoso y con suspensión definitiva bajo el brazo, puso las cartas sobre la mesa. En términos llanos, habrá desistimiento hasta que haya una explicación pública o legal del gobernador Aristóteles Sandoval de por qué no lo incluyó en la terna para este nombramiento. Sabe que no hay otra forma, más que la presión legal, para obligarlo a dar este paso, y los priístas también saben que sólo desgastando la imagen de Movimiento Ciudadano lograrán evitar dar esta explicación y cambiar el foco de atención.

Desde hace dos días comenzaron las discusiones en público haciendo llamados para que el diputado Augusto Valencia convenza a su hermano, incluso con alusiones personales. Y como dicen los naranjas, si el gobernador hizo este llamado de retirar el amparo a Valencia, también que se lo pida a otros, a los que quieren ser magistrados y meten amparos… o los que son magistrados y los interponen para quedarse, como el propio Leonel Sandoval o el magistrado Celso Rodríguez.

***

Veamos otro cachete del debate: estos llamados dan cuenta de que todo es política y lo que menos importa es hacer justicia. El tema ya se contaminó. Lo que en realidad importa pasó a segundo término, al fin y al cabo hay un fiscal central que puede hacer las veces de fiscal anticorrupción. Anotemos que MC le quitó la sonaja al PRI de lograr ser ejemplo nacional en nombramientos anticorruptos, porque cuando menos hay dos, el fiscal y el magistrado administrativo, que están pendientes. En ambos hay tache en hacer lo correcto.

A pesar de que ayer se le echaron encima el PRI Jalisco y @micasrey (Miguel Castro), el que no oculta que está harto contento con el fallo jurídico es el legislador Augusto Valencia. Y lo externó así, textual: “A mi hermano Gabriel lo Quiero y lo Respeto, hoy lo FELICITO porque trae de cabeza a los priistas, que por su cochinero en la elección del #FiscalAnticorrupción hoy se encuentra suspendido el nombramiento. Estoy seguro que hace y hará lo correcto”. Si alguien tenía esperanzas de que se contará con fiscal anticorrupción pronto, que mejor espere sentado.

***

Molacho (si lo comparamos con una dentadura), mocho (si la comparación es con una mesa) o incompleto, pues, se instalará el Comité Coordinador del Sistema Anticorrupción del Estado de Jalisco (SAEJ). La estrella del sistema, el fiscal anticorrupción, nomás no puede tomar posesión por lo dicho, explicado, discutido, boletinado y peleado. La instalación, para la foto, será el próximo miércoles 17 en la Capilla Tolsa del Instituto Cultural Cabañas.

***

Que una escuela preescolar, como la que lleva el nombre de Guadalupe Borja de Díaz Ordaz, sea robada, es “común” en Guadalajara. Eso es lo “malo”: se vuelve un delito que se convierte en algo “normal”. Ubicada en la colonia Obrera, padeció lo que decenas y decenas de planteles de toooooda la zona metropolitana y el resto de Jalisco: les roban hasta los trapeadores, ya no digamos las computadoras en el caso de las que tienen ese equipo. Eso es lo “común”, lo “normal”, lo “malo” (así, entre comillas). Tanto, que se duplicaron los atracos a las escuelas.

El colmo 1 (sin comillas) es que ese plantel preescolar está ¡a un lado de la Base de la Policía de Guadalajara de la Zona 5! Despojaron a la escuela para niños de grabadoras, las cuerdas del piano, una pantalla… bueno, hasta crayolas, tijeras y el refresco de una profesora. El colmo 2 es que detuvieron al ladrón, pero… ¿qué creen? Salió libre. El colmo 3: de nuevo atracaron el plantel, días después, con un monto más cuantioso. Pregunta ingenua: ¿desnormalizarán la inseguridad las promesas de saliva de precandidatos a la gubernatura, alcaldías o diputaciones?

qp@ntrguadalajara.com

JJ/I