El dilema para elegir contraseñas

(Foto: Especial)

Hoy en día accedemos a nuestras cuentas en línea, ya sea para transferir dinero entre cuentas bancarias, o simplemente para hacer algunas compras, verificar el clima o reservar un taxi para salir de noche. ¿Pero qué pasaría si de repente usted no puede iniciar sesión en la cuenta que necesita cuando lo requiere? ¿Qué pasa si recibe el temido mensaje de error en contraseña? ¿Se quedará sin llegar a casa a tiempo o saldrá sin abrigo bajo la lluvia? Dado que la realidad a veces es mucho más grave que eso, una investigación de Kaspersky Lab (empresa dedicad a la seguridad informática) ha revelado el dilema que enfrentan las personas cuando protegen sus cuentas en línea.

Primera opción: contraseñas fuertes que son difíciles de recordar

Según una investigación de Kaspersky Lab, muchos consumidores entienden la necesidad de tener contraseñas seguras para sus cuentas. Cuando se les preguntó cuáles eran las tres cuentas en línea que requerían las contraseñas más sólidas, 63 por ciento de los consumidores seleccionó las cuentas bancarias en línea; 42 por ciento seleccionó las aplicaciones de pago, incluidas las billeteras electrónicas, y 41 por ciento las compras en línea.

Sin embargo, la dificultad de recordar todas estas contraseñas seguras significa que es probable que las personas las olviden y sigan sin poder acceder a sus cuentas. Dos de cada cinco personas (38 por ciento) no pueden restaurar rápidamente las contraseñas de sus cuentas personales en línea después de perderlas. Esto puede generar sensaciones de frustración o estrés si no pueden llevar a cabo sus actividades normales.

Cuando se trata del almacenamiento de contraseñas, la mitad (51 por ciento) almacena las contraseñas de forma insegura y una cuarta parte (23 por ciento) las escribe en una libreta para no tener que recordarlas, lo que también pone en riesgo su seguridad.

Segunda opción: contraseñas débiles que son fáciles de descifrar

Como una respuesta alternativa al dilema de las contraseñas y para evitar la frustración de tener que recordar las contraseñas largas, algunas personas están desarrollando otros hábitos de contraseña inseguros.

Por ejemplo, 10 por ciento utiliza sólo una contraseña para todas las cuentas, lo que les permite vivir sus vidas en línea sin problemas, ya que no tienen que esforzarse por recordar cómo iniciar sesión. Por supuesto, no hay problemas hasta que un ciberdelincuente se apodere de esa contraseña única y desbloquee todo para tomar ventaja.

De hecho, 17 por ciento de los consumidores encuestados por Kaspersky Lab ha enfrentado la amenaza, o han tenido una cuenta en línea hackeada en los últimos 12 meses. Los correos electrónicos son las cuentas más atacadas (41 por ciento), seguidas de cerca por las redes sociales (37 por ciento), cuentas bancarias (18 por ciento) y cuentas de tiendas en línea (18 por ciento).

Tercera opción: enfrentar el dilema

Según Kaspersky Lab, los consumidores no tienen que limitarse a sólo dos opciones para responder a sus dilemas de contraseñas. En realidad, no es necesario hacer sacrificios, como lo explica Andrei Mochola, director de Consumer Business en Kaspersky Lab: “si las personas tienen contraseñas seguras que puedan recordar, no sólo podrán acceder a todo lo que necesiten, cuando lo requieran, sino que la información contenida en sus cuentas también estará a salvo de los hackers informáticos. Esto es importante para los consumidores que sólo quieren seguir con su vida cotidiana en condiciones de seguridad, para poder, por ejemplo, encontrar la información de contacto de alguien, recordar un lugar de reunión específico, ganar la guerra en su juego favorito, verificar sus correos electrónicos o pedir algo que necesitan cuando lo desean, sin revelar su información a ningún hacker o delincuente”.

“Pero recordar las contraseñas seguras es difícil, lo que significa que los usuarios enfrentan el dilema de las contraseñas todos los días, y a menudo olvidan contraseñas seguras o terminan creando contraseñas que son fáciles de recordar, pero también fáciles de hackear. Sin embargo, hay una tercera opción que puede brindar tranquilidad a los consumidores: usar una solución de administración de contraseñas permite a las personas tener contraseñas seguras, sin tener que escribirlas en cuadernos o recordar complicadas cadenas de palabras con caracteres especiales”.

Bóvedas seguras

Kaspersky Password Manager

Para ayudar a los consumidores a recuperar el control sobre sus crecientes identidades en línea, Kaspersky Password Manager almacena todas las contraseñas de los usuarios en una bóveda segura. Sólo necesitan recordar una contraseña maestra para acceder a todas sus cuentas, eliminando así la sensación de pánico que se experimenta cuando se impide el acceso por cualquier motivo. A través de una cuenta gratuita en My Kaspersky, los usuarios pueden acceder a sus contraseñas desde cualquier dispositivo, sin importar dónde estén o qué hora sea, lo que les ayuda a mantener las cuentas y su valiosa información seguras, y solo disponibles para el usuario. La función para generar contraseñas en automático también ayuda a crear contraseñas seguras, eliminando el fastidio para los usuarios y dándoles a los hackers informáticos un gran dolor de cabeza

1Password

1Password está disponible para Mac, Windows, Android y iOS. Para usarlo debes pagar 5 dólares al mes o un pago único de por vida de 64.99 dólares (existen algunas diferencias entre ambas opciones). Si quieres probarlo primero, el servicio cuenta con una versión de prueba completamente gratuita para la computadora. Es una herramienta rápida y limpia que mantiene datos y contraseñas protegidos con un cifrado de tipo AES-256 bit. Cuenta con extensiones para navegadores como Chrome, Firefox, Safari y Opera, para que a través de ella puedas acceder a las páginas web que más usas con un sólo clic, y en celular puedes optar por usar una contraseña o tu huella digital (siempre y cuando tu smartphone cuente con un sensor) para proteger los datos. Y si no se te ocurre qué contraseña elegir para algún servicio, 1Password te ayudará a crear una si se lo pides

10 recomendaciones

Consejos para crear una contraseña segura

  1. Hacer claves de una longitud mínima de 8 caracteres. Los caracteres vuelven a la contraseña más robusta
  2. Realizar combinaciones alfanuméricas. Estas son más difíciles de descubrir, teniendo en cuenta las diversas posibilidades de combinación de los caracteres
  3. Utilizar distintas claves para cada servicio. De esta manera, si la contraseña es revelada, será más difícil para el atacante acceder al resto de las plataformas del usuario
  4. Evitar palabras comunes. Quienes conocen de informática pueden revelar una clave en cuestión de segundos
  5. Tener especial cuidado al elegir la pregunta secreta que solicitan en algunas plataformas. En las redes sociales hay mucha información personal que se vuelve pública y puede ser utilizada para descifrarla
  6. Prestar atención cuando se accede a los servicios desde espacios públicos. Existen ciertos programas que facilitan la interferencia de las plataformas y pueden almacenar las pulsaciones del teclado
  7. Cambiar periódicamente las claves. Esto aumenta el nivel de seguridad de las credenciales
  8. Cambiar las vocales por números. Por ejemplo, “Mi Clave es segura”: M3 Cl1v2 2s s2g5r1
  9. Utilizar reglas mnemotécnicas, como elegir la primera letra de cada una de las palabras de una frase fácil de recordar. Por ejemplo, “Mi Clave es segura”: MCe10vs
  10. Claves basadas en un mismo patrón. Por ejemplo, añadir al final las iniciales cada red social: MCe10vFB (Facebook ); MCe10vTR (Twitter); MCe10vsGM (Gmail)

38 por ciento no pueden restaurar rápidamente las contraseñas de sus cuentas personales en línea

51 por ciento almacena las contraseñas de forma insegura

23 por ciento las escribe en una libreta para no tener que recordarlas

10 por ciento utiliza sólo una contraseña para todas las cuentas

17 por ciento de los consumidores han sido hackeados en los últimos 12 meses

“Si las personas tienen contraseñas seguras que puedan recordar, no sólo podrán acceder a todo lo que necesiten, cuando lo requieran, sino que la información contenida en sus cuentas también estará a salvo de los hackers informáticos”
Andrei Mochola, director de Consumer Business en Kaspersky Lab

FV/I