Subsidian gasolina

Los precios de la gasolina han subido en un año más de 7 por ciento, tras el alza de 20 por ciento del gasolinazo decretado en 2016, pero esto que ha golpeado severamente a la ciudadanía no refleja las cotizaciones reales que debería tener el combustible.

Desde el año pasado para evitar los reclamos sociales el gobierno federal implementó subsidios al Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) para mitigar el impacto, lo que le representó una pérdida en su captación tributaria por 70 mil millones de pesos, 25 por ciento de lo proyectado para ese gravamen.

Este año, por ser electoral, se determinó continuar con el subsidio de 50 por ciento al IEPS en la gasolina Magna, por lo que los precios de la gasolina estarían hoy alrededor de los 20 pesos por litro, impagable para muchos mexicanos.

Esto muestra otro manejo electorero de la Secretaria de Hacienda, hoy a cargo de José Antonio González Anaya, el concuño del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, para favorecer al partido del poder.

Se incrustan aquí también los reclamos del gobernador de Chihuahua, Javier Corral contra la SHCP por restringir aportaciones federales a su entidad, lo que acusa lo hace de manera discrecional y con favoritismos.

Lo cierto es que las sospechas de manejos interesados en el ejercicio del presupuesto federal a las entidades federativas no es nuevo, aunque hoy la pugna abierta amenaza con situaciones inéditas de alto riesgo político.

AHORROS

No obstante que el peso ha recuperado espacios frente al dólar, no es de extrañar que en el próximo mes de febrero, la tasa base que fija el Banco de México, hoy el 7.25 por ciento, pueda de nuevo subir, como mecanismo para frenar la inflación que cerró el año en 6.77 por ciento.

El mismo dólar se prevé siga en aumento en este 2018 por las presiones de la baja de impuestos en Estados Unidos y también por situaciones internas de focos amarillos como el hecho de que la cartera vencida en créditos hipotecarios al consumo alcanzó cifras record al llegar a 42 mil 82.2 millones de pesos.

Este monto de cartera vencida es el más alto desde noviembre del 2008, mientras que tan solo en el pasado año el saldo vencido subió a 7.72 por ciento, como consecuencia del encarecimiento de crédito en tarjetas de crédito.

@salvador_mtz

JJ/I