Querida… ¡encogí a Matt!

Producción. La imaginación de los creadores y producción lleva a los espectadores a una ciudad fantástica donde se reduce el consumo de espacio, de alimento y de recursos no renovables. (Foto: Especial)

¿Cómo se podría reducir la sobrepoblación y los males de la Tierra? Muy simple, si sus habitantes se redujeran a 12 centímetros, todo funcionaría mejor.

Al menos esa es la solución y la premisa de la cinta Pequeña gran vida, estelarizada por Matt Damon que hoy llega a la pantalla grande.

En la cinta, Paul Safranek (Matt Damon) es un terapeuta bienintencionado, que todavía vive en la misma casa donde nació y que se ha sentido abrumado por las preocupaciones, por su trabajo y por el camino que ha tomado su vida.

Deseoso de un nuevo inicio, Paul acepta participar en un experimento, una técnica llamada miniaturización celular, que reduce el tamaño físico del paciente a miniatura, otorgando múltiples beneficios, entre costos más baratos y menores consumos.

Su esposa Audrey (Kristen Wiig), sin embargo, se arrepiente a último minuto y lo deja extraviado en una utopía tan asfixiante como la vida que querían dejar atrás.

El experimento pretende ser uno al que se unan más personas, con la esperanza de salvar al planeta y tener una mejor calidad de vida. Pero ¿será esta una solución, o tan sólo un nuevo lugar que puede corromperse por los mismos vicios del hombre?

En el filme, dirigido por Alexander Payne, también actúan Christoph Waltz, Laura Dern, Neil Patrick Harris y Bridgette Lundy-Paine.

La imaginación de los creadores y producción lleva a los espectadores a una ciudad fantástica donde se reduce el consumo de espacio, de alimento y de recursos no renovables. La idea pronto se comercializa en forma de micro utopías donde todos son millonarios porque las mansiones son literalmente maquetas y una gota de champán llena una botella.

En principio Pequeña gran vida es una comedia visual, y los efectos especiales son particularmente efectivos porque son prácticos y dependen del trucaje, que describe con ironía una vida lujosa en un nivel miniatura.

Los críticos la han calificado como una sátira social en un filme lleno de micro utopías, con colonias privadas, realidades contradictorias y un sistema clasista. En la trama e incluso, el desenlace, se demuestra la autodestrucción humana.

"Cuando Jim Taylor y yo empezamos a imaginar este guion, hace 10 años, teníamos la idea clara de hacer un filme político, no de forma literal ni directa. Queríamos una metáfora que nos permitiera abrir las puertas hacia horribles elementos que están ocurriendo en nuestra sociedad contemporánea", explicó Payne al periódico británico The Guardian.

"La película toma una premisa muy ridícula y la trata con sinceridad. Esa es la ridiculez de la película".

Hay otro grupo de críticos que la calificaron como lenta y divagante, que Paul no es un protagonista muy compenetrado en lo que ocurre, y que es más un observador, un testigo todo terreno, sin ideas propias y sin convicción.

Expertos mencionaron que, Pequeña gran vida representa el buen tipo de ciencia ficción que funda la base de películas como La llegada (Arrival, 2016): historias sobre temáticas urgentes que utilizan el género para especular libremente, explorando todas las preguntas que destapan con creatividad, entusiasmo y curiosidad.

Recibe críticas mixtas

Pequeña gran vida ha enfrentado una oleada de críticas por su personaje secundario, una mujer vietnamita que el personaje principal de la cinta conoce en las condiciones más desfavorables de su nueva vida.

Por su interpretación, la actriz Hong Chau fue nominada a un Globo de Oro a la Mejor Actriz Secundaria. El fuerte acento de su personaje y la relación con el personaje de Damon han causado comentarios sobre la delgada línea entre la representación de asiáticos y el racismo en su caracterización. Lizeth Villegas

Sabías que…

  • La preproducción comenzó en 2009, pero el proyecto sufrió un vuelco cuando Alexander Payne decidió suspenderlo para centrarse en Los descendientes, y luego en Nebraska
  • La aldea fue filmada en Kelso Quarry Park en Milton, Ontario, Canadá
  • También se filmó en la escuela secundaria Alexander Payne, Creighton Prep en Omaha, Nebraska
  • Pequeña gran vida se estrenó en el 74º Festival Internacional de Cine de Venecia
  • Fue elegida por la National Board of Review como una de las 10 mejores películas de 2017
  • El padre de Damon falleció el mismo día en que se estrenó la película en los Estados Unidos

JJ/I