Ausencia de condena por abusos sexuales opaca gira del papa

(Foto: AP)

LIMA. Éste fue un viaje como pocos: durante su más reciente visita a Sudamérica, el primer papa latinoamericano casó a una pareja desde el aire, pidió detener su papamóvil para asistir a una policía de su escolta que cayó de un caballo y se refirió por primera vez al incremento en asesinatos de mujeres.

No obstante, una mancha opacó su visita, ya que no hubo oraciones, misas o bailes folclóricos que diluyeran el reclamo de chilenos y peruanos por la falta de condena de la Iglesia hacia los curas que han abusado de menores de edad en la región.

"Francisco condenó el feminicidio, habló a favor de los indígenas y denunció la corrupción política, pero será recordado por la defensa equivocada", dijo a The Associated Press Andrew Chesnut, profesor de estudios religiosos de la Universidad Virginia Commonwealth. Por ello, coinciden analistas, esta es quizá la gira más caótica y violenta que el papa ha enfrentado en el continente desde que asumió el pontificado en 2013.

Francisco cerró su gira el domingo desde Lima para volver a Roma después de haber abordado temas como la corrupción, el cuidado de la Amazonía y de los indígenas, pero esa "defensa" a la que Chesnut se refiere tiene que ver con un incidente que ocurrió el jueves en Chile, cuando el papa concluyó su visita por ese país. Aquel día, Francisco acusó a las víctimas del mayor sacerdote pedófilo de ese país de calumniar a otro obispo, Juan Barros, señalado como encubridor de los abusos del sacerdote Fernando Karadima.

"El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, allí voy a hablar", dijo Francisco incómodo ante los periodistas chilenos. "No hay ni una sola prueba en contra, todo es calumnia ¿Está claro?", afirmó Francisco tajante y se subió a su automóvil.

El incidente fue tan polémico que el principal consejero de Francisco sobre abuso sexual clerical, el cardenal estadounidense Sean O' Malley, lo criticó dos días después en público y dijo en un comunicado que no podía explicar por qué Francisco "escogió las palabras particulares que usó".

El enojo fue palpable entre la gente. En Chile hubo protestas previas a su llegada y aunque nadie ha reivindicado la responsabilidad, hubo incendios en 12 iglesias y tres helicópteros chilenos, la mayoría en la región de la Araucanía, donde los indígenas mapuches están presionando por el retorno de tierras ancestrales y el reconocimiento de su idioma y cultura.

JJ