Luis David salva la tarde

VICTORIOSO. Adame muestra su trofeo ante el reconocimiento del público. (Foto: Cortesía Plaza de Toros México)

Durante la tarde de ayer, la corrida más esperada de la Plaza México no resultó como las expectativas auguraban.

La presentación en este año del matador limeño Andrés Roca Rey no se dio con una tarde de triunfo, y aunque con decorosa actuación, el peruano se tuvo que ir en blanco ante un lote que no colaboró.

Luis David, el más joven de los Adame, fue el único que cosechó un apéndice tras lidiar al último de su lote, con el que consiguió detalles suficientes para agradar a la afición capitalina.

La tarde la encabezó el matador Diego Silveti, quien no tuvo suerte con los de su lote, astados que no se prestaron para el toreo del guanajuatense, pero que sí dejaron en claro el sitio y la madurez taurina del más novel de los Silveti.

Diego se mostró por encima de sus enemigos, lleno de voluntad e intentado el triunfo, pero las pocas cualidades de su lote le impidieron salir con las orejas. Aun así se llevó las palmas de la afición merecidas por su labor.

El esperado Roca Rey se tuvo que ir en blanco, y es que a pesar de su empeño y entrega, nada pudo hacer con sus toros, pues aunque destelló con ambos, no consolidó la faena y se fue entre ovaciones.

En contraste, Luis David Adame fue quien cosechó la solitaria oreja de ayer, esto tras una meritoria labor con el que cerró plaza, un toro al que le ligó tandas sentidas por la diestra, dejando ver el buen pasó que lleva por su campaña mexicana.

Luis David se fue tras el estoque, dejando entera en sitio que le valió, con nutrida ovación, la única oreja del festejo.

Con esto se cumple la actuación de los tres toreros pujantes de México, mismos que están programados para la feria de Guadalajara, y aunque en fechas distintas, son el sazón del serial taurino del coso tapatío. Habrá que verlos con mejor ganado.

LO QUE VIENE

El diestro hidrocalido Juan Pablo Sánchez hará su aparición el domingo en La México al lado de su paisano Arturo Sandivar y el triunfador de Madrid, Ginés Marín, con astados de la ganadería de Fernando de la Mora

JJ/I