Recordarán al Arreola irónico en su centenario

Felicidad. Orso Arreola asegura que las hermanas, hijos y nietos recuerdan los momentos más alegres de la genialidad del escritor zapotlense. (Foto: Sonia Serrano)

La anécdota sucedió en 1983, en Colombia. La contó el cubano Eliseo Alberto, sobre el encuentro de escritores que tenía como sede el exclusivo Club de Ex Presidentes, en Bogotá. Él y otro de su compatriotas no pudieron ingresar porque vestían chamarras deportivas. El portero fue enfático: “Lo siento, la etiqueta es la etiqueta”.

Entonces, completa Eliseo Alberto: “Llegó Juan José Arreola, con capote y bombín, e intervino ‘¿Y yo puedo pasar con esta facha de mago?’, dijo. ‘Usted siempre sará bienvenido, maestro’, respondió el conserje. En ese momento, Arreola se quitó sus zapatos y los lanzó al otro lado del muro. El calcetín derecho era rojo y el izquierdo verde. ‘Si yo puedo entrar descalzo, mis hermanos cubanos pueden hacerlo como se les antoje’, sentenció y nos pastoreó fiesta adentro. Al rato, un mensajero le trajo sus zapatos”.

Ese Juan José Arreola, irónico, divertido, lúdico, es el que su familia quiere dar a conocer, con motivo del Centenario de su nacimiento, que se celebrará el 21 de septiembre. Orso Arreola, su hijo, aseguró que en los preparativos para los festejos se enfatiza en el escritor, pero también en el jugador de ajedrez, el que aconsejaba a su hijo olvidarse de los demás y vivir para él mismo.

Para conocer a ese Juan José Arreola, relata Orso, hay que comenzar a leerlo por La feria, ese rompecabezas que habla de Zapotlán el Grande, su tierra natal. “Se van a reír mucho”, asegura, recomendándoselo principalmente a las nuevas generaciones.

“En este centenario queremos recordarlo, no sólo como escritor, como maestro. A mí me gusta la parte más lúdica, de juego, de su forma de ser. Antes decíamos la bohemia. Me gusta el Arreola ajedrecista, el Arreola actor, irónico de la lengua. Pienso que lo mejor de sus textos, de su libro Confabulario, es su parte irónica y toda su relación con la mujer”, afirmó.

Orso Arreola señaló que lo que más le gusta de su padre, “es cómo vivió su vida. A mí me dijo muchas veces ‘no vivas para los demás, uno debe vivir para uno mismo’”.

Toda la familia Arreola, relata Orso, que se compone de sus hermanas, sus hijos y sus sobrinos, “queremos celebrarlo en la parte festiva, en la parte hermosa de la vida diaria, de compartir con él su teatralidad, su forma de ser abierta, su fraternidad”.

Aclara que la parte más importante de las celebraciones, es que cada vez se lee más a Arreola. Las nuevas generaciones, asegura, se dan cuenta “que era un hombre de vanguardia. Si algo he notado ahora, es esa necesidad que tienen los jóvenes de sentir su presencia en este mundo tan complejo, y de eso forma parte leer. Leer a Arreola es parte de la historia de México, fue muy dinánico. Yo soy hijo de un hombre que fue muchos hombres, fue actor, fue hombre de los medios, periodista, escritor. Un encantador, un gran orador. Él quería ser torero de niño, pero fue muchas cosas”.

De las actividades que se llevarán a cabo, dijo que se trabaja con el Centro Univerisitario del Sur y el Ayuntamiento de Zapotlán el Grande. La fiesta comienza desde el 24 de febrero, al cumplirse los primeros diez años de la Casa-taller Juan José Arreola. Además, la Secretaría de Cultura trabaja en su propio programa.

Orso Arreola trabaja además en la edición de un libro sobre poemas y dibujos de su padre y están pendientes de las ediciones especiales que podrían publicar algunas editoriales como el Fondo de Cultura Económica.

_____

“Queremos celebrarlo en la parte festiva, en la parte hermosa de la vida diaria, de compartir con él su teatralidad, su forma de ser abierta, su fraternidad”
Orso Arreola, escritor

Para saber

El centenario de Juan José Arreola será el 21 de septiembre

JJ/I