Precampañas, recuento de daños

Concluyeron las precampañas de aspirantes a cargos de elección popular en un escenario de incertidumbre, descalificaciones, ataques y violencia. Los precandidatos serán ahora proclamados candidatos y dedicarán las siguientes semanas a hacer un recuento de daños, fallas y aciertos en sus cuartos de guerra, para afinar la estrategia con la que arrancarán sus campañas a finales de marzo.

En lo que hace a la elección presidencial, los precandidatos finalizaron las actividades de promoción partidista con uno de ellos encabezando claramente las preferencias y los otros dos disputándose el segundo y tercer lugar.

Ventaja no definitiva

El diario español El País realizó un trabajo periodístico en el que analiza el promedio de 12 encuestas recientes realizadas por diferentes empresas en donde establece que los datos colocan a Andrés Manuel López Obrador con una ventaja clara, pero no definitiva.

A cinco meses de la votación, el promedio de los sondeos pone primero a López Obrador, que ahora mismo obtendría 37 por ciento de los votos, seguido de Ricardo Anaya, con 27, y José Antonio Meade, con 25. De acuerdo con el análisis, el margen de error de las encuestas en México rondaría ahora mismo los 11 puntos, por lo cual la ventaja de López Obrador “es importante, pero no definitiva”.

Preocupa corrupción

SDPnoticias dio a conocer su más reciente encuesta realizada a través de Facebook durante la primera semana de febrero. López Obrador aparece a la cabeza, con 38.4 por ciento, seguido de José Antonio Meade, con 25.7, y Ricardo Anaya, con 19.5. Si hoy se realizaran las elecciones, Morena sería el partido con mayor cantidad de votos.

De acuerdo con la encuesta, los mexicanos perciben a la corrupción como el principal problema del país, mientras que su principal preocupación personal y familiar es la economía: desempleo, alto costo de la vida, bajos salarios.

AMLO intolerante

Al cierre de las precampañas, López Obrador mostró nuevamente una actitud intolerante hacia la crítica, perdió la sonrisa que lo acompañaba y volvió a tener un desencuentro con intelectuales que no piensan como él.

El motivo fue un artículo titulado AMLO 3.0 en el que Jesús Silva Herzog Márquez escribió que el verdadero peligro de López Obrador es que se desplazó del extremo sectarismo al oportunismo, traicionando a Morena antes de llegar al poder. (El texto es de lectura obligada por certero y lúcido).

Mostrando un talante antidemocrático que ya casi olvidábamos, López Obrador utilizó su cuenta de Twitter –muy al estilo Trump– para descalificar sin argumentos a Silva Herzog y de paso arremeter contra Krauze, Zuckermann y otros analistas que salieron a hacer una justa y documentada defensa del articulista.

Conclusión: volvió el Andrés de siempre, el mesías, el caudillo, el cacique.

Alfaro también

Y a propósito de antidemócratas, en el ámbito estatal destacó al cierre de las precampañas un nuevo enfrentamiento entre Enrique Alfaro –el aspirante que encabeza las encuestas para el gobierno del estado-, y medios de comunicación críticos a sus groserías y desplantes. Esta vez, Alfaro denunció ante el Instituto Electoral al medio digital El Respetable que dirige el periodista Bruno López, por atreverse a criticarlo a través de notas y videos, es decir, por hacer su trabajo.

Es muy probable que sean estas conductas extremas de Alfaro las que orillaron a Alberto Uribe –quién coordinaría su campaña– a abandonar las filas de MC y sumarse a Morena. Su salida representa una baja sensible para el movimiento naranja, pues Uribe era una de sus figuras más relevantes además de integrante del cerrado círculo de confianza del cacique de MC.

Verba volant, scripta manent

gor@ntrguadalajara.com

@GOrtegaRuiz

JJ/I