INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Receta para salir del sótano

El tiempo de las precampañas ha terminado y el saldo es devastador para el candidato del presidente Peña: tercer lugar en casi todas las encuestas. Hundido en el sótano electoral con 16 y 22 por ciento de las preferencias de intención de voto, el candidato del PRI corre el riesgo real de desvanecerse como Roberto Madrazo en las elecciones de 2006.

Terminar en segundo lugar le garantizaba relevancia a Meade para la verdadera campaña, presentarse como el que podría detener al lopezobradorismo: conjuntaría los apoyos de todos los sectores de la sociedad que aún ven con miedo a Andrés Manuel.

Eso no ocurrió.

Cerró la precampaña en tercer lugar y con el riesgo real de ser desechado antes del 1 de julio.

Aquí le paso mi receta sobre lo que debería de hacer si quisiera todavía competir en las elecciones.

1. Romper con el presidente Peña. Era tradición del PRI que el candidato rompiera con el presidente saliente. El presidente Peña no ha querido dejar de mandar, incluso en la designación de candidatos, Peña Nieto sigue palomeándolos. Meade debe empezarle a cargarle al presidente las culpas de todos los males del país. Si no lo hace, Meade se hundirá con Peña.

2. Despeñizar su equipo. Quitar todos los controles de Peña Nieto de la campaña, del manejo del dinero, del PRI y de la agenda. Meade debe llenar con gente leal a su proyecto, las carteras importantes de la campaña y de su equipo. Adiós a Aurelio Nuño y a Enrique Ochoa del mando.

3. Acercarse a todos los grupos dañados por el peñismo. No es un secreto que en la administración de Peña Nieto, se golpearon importantes sectores políticos y económicos del país. Meade debe hacer las paces con ellos y convertirlos en aliados.

4. Dejar en claro que no será la continuidad de Peña Nieto. Mientras se le perciba como una extensión de EPN, Meade no tendrá ninguna posibilidad de ser competitivo frente a López Obrador. Incluso, Meade debe mostrar que será castigador de los abusos de los peñistas. Seguir cargando con los costos de Peña, hundirán a Meade.

5. En resumen, Meade debe entrar en conflicto con Peña, señalarlo y denunciarlo. Si es que todavía le interesa ser tomado en serio para la presidencia de la República. De lo contrario, Meade debió de haberse ido al Banco de México, en su ambiente y con sus cuates. Seguro habría tenido un mejor final que el desastre que está construyendo como candidato.

imacias@up.edu.mx

@Israel_Macias

JJ/I