Alfaro: “Con el PAN ni a la esquina”

En 2009, cuando llegó a la presidencia municipal de Tlajomulco de la mano del PRD y del PT, Enrique Alfaro Ramírez rompió su alianza y acuerdos con el jefe político del Grupo Universidad –y dueño de la franquicia del partido del sol azteca–, Raúl Padilla López, y uno de los damnificados de este conflicto fue el ex diputado perredista Enrique Velázquez. ¿Quién no recuerda aquella sentencia que declaraba a Tlajomulco territorio libre del padillismo?

Ocho años después Padilla y Alfaro vuelven a ser aliados en la búsqueda de la gubernatura, diputaciones y alcaldías, y uno de los beneficiados de esa reconciliación es el ex diputado perredista Enrique Velázquez, quien hoy es candidato de la alianza entre Movimiento Ciudadano, PAN y PRD a diputado local por el distrito 4 con cabecera en Zapopan.

Cuestión de tiempo para decir una cosa y hacer otra.

En enero de 2014, cuando algunos diputados panistas decidieron aliarse con la bancada alfarista del partido Movimiento Ciudadano y varios de ellos terminaron pasándose a sus filas –hoy ocupan cargos de elección popular y son candidatos para 2018–, Alfaro Ramírez declaró esto:

“Son asuntos internos del PAN, lamento lo que le pasa al partido, lamento la clase de dirigentes que tiene el PAN, no se merecen eso…”.

“No tenemos en este movimiento alguna intención de hacer una alianza con el PAN, no está en nuestra agenda. No pensamos hacer una agenda con el PAN, porque hoy el PAN está secuestrado por un grupo de pillos que sólo piensan en intereses personales y que se han convertido en sirvientes del PRI; con ese PAN ni a la esquina”.

Cuatro años después, el alfarista partido Movimiento Ciudadano y su jefe político no tuvieron que ir a la esquina para hacer una alianza con el PAN con miras a las elecciones de julio próximo, partido en el que aún militan y forman parte de la dirigencia, del consejo y de la comisión permanente estatal aquéllos que Alfaro ubicó en este “grupo de pillos que sólo piensan en intereses personales y que se han convertido en sirvientes del PRI”.

Con ese PAN del que Alfaro dijo que no iba “ni a la esquina” hoy va de la mano y aliado en busca de presidencias municipales y diputaciones locales así como diputaciones federales y hasta las senadurías.

Pero no sólo eso, sino que a diferencia de aquellos años, hoy pide en las plazas públicas el voto para llevar a la Presidencia de la República al panista Ricardo Anaya Cortés, quien en 2014 ocupaba la secretaría general del Comité Ejecutivo Nacional de ese PAN con el que Enrique Alfaro aseguró que no tenía intención de hacer una alianza.

El miércoles 7 Ricardo Anaya estuvo en Lagos de Moreno, donde encabezó un mitin con Enrique Alfaro en la plaza principal. El boletín emitido por el equipo de comunicación del candidato tituló así el texto: “Harán mancuerna Alfaro y Anaya para cambiar régimen”. Y en el cuerpo del boletín se lee lo que textualmente dijo el candidato naranja a los asistentes:

“A los que me han acompañado en esta lucha quiero invitarlos con respeto como siempre, de frente, como lo hemos hecho desde que iniciamos, a que apoyemos la candidatura de Ricardo Anaya para ser presidente de México, vengo a esta plaza a invitarlos a eso…”.

“Pedimos a Ricardo Anaya que de una vez por todas, porque tiene la capacidad y el tamaño para hacerlo, que asuma no como el candidato de un partido o de tres partidos, que se asuma como el líder de la oposición de México, que asuma el reto y el compromiso de ser el hombre que va a sepultar al sistema…”.

Cuestión de tiempo para confirmar ahora que con el PAN, el aspirante a la gubernatura por el partido Movimiento Ciudadano no sólo va a la esquina, sino le da la vuelta completa a la cuadra, y parece que es de esas cuadras que les llaman panteoneras.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I