ITESO investiga probióticos para combatir obesidad

MICROORGANISMOS. Las bacterias que viven en los organismos de las personas obesas tienen un perfil distinto, por lo que cambiar el equilibrio de las mismas podría ser clave para combatir el sobrepeso. (Foto: Especial)

La obesidad es una emergencia sanitaria en México. De 34 naciones evaluadas en el informe Panorama de la Salud 2017 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), resultó ser el país con mayor índice de la enfermedad en personas mayores de 15 años.

Por eso, son necesarias mayores líneas de investigación que ayuden a combatir la epidemia.

Una de ellas es el proyecto interdisciplinario de académicos de los departamentos de Psicología, Educación y Salud, así como de Procesos Tecnológicos e Industriales del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), quienes investigan sobre el impacto que pueden tener los probióticos para prevenir el sobrepeso.

La académica de la Licenciatura en Nutrición y Ciencias de los Alimentos del ITESO, Laura Arellano, manifestó que otra arista preocupante del problema en México son los altos índices en población infantil.

“Sin embargo, en 2018 sólo se destinarán 17 millones de pesos para llevar a cabo programas de promoción, detección y tratamiento para el sobrepeso, la obesidad y las enfermedades crónico-degenerativas”, lamentó.

Dijo que el ataque a este problema tiene muchos frentes, ya que no sólo se resuelve con actividad física o estrictos regímenes alimenticios: “hay factores que tienen que ver con la genética, la edad, las enfermedades previamente adquiridas y también con la implementación de programas interdisciplinarios”.

Detalló que a partir de investigaciones previas, se ha encontrado que la obesidad, la diabetes y el síndrome metabólico son padecimientos que están relacionados con la cantidad y el equilibrio de bacterias que una persona contiene en el intestino.

“Encontramos que el consumo de ciertos probióticos y prebióticos podría ayudar a combatir la obesidad. La idea es administrar uno que se produzca en el ITESO que pueda ayudar a disminuir el grado de obesidad, pero, mayoritariamente, de los marcadores bioquímicos: glucosa, lípidos, factores de inflamación, que son los que predisponen al riesgo cardiovascular”.

Señaló que ella forma parte del equipo de investigación que en octubre de 201, obtuvo recursos del Fondo de Investigación del ITESO, junto con Édgar Mendivil, profesor del DPES, y Óscar Rojas, coordinador del programa formal de investigación del DPTI.

Puntualizó que la idea de la investigación es suministrar probióticos a pacientes en observación durante cuatro meses, para determinar cómo pueden influir en la lucha contra la obesidad.

BACTERIAS BENÉFICAS

El académico de la Licenciatura en Nutrición y Ciencias de los Alimentos, Édgar Mendivil, comentó que los probióticos son microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino.

“Al nacer, somos estériles y libres de estas bacterias. Diferentes factores intervienen en la generación de la microbiota, en que empiece a poblar nuestro tracto gastrointestinal con diferentes bacterias benéficas y que según se ha demostrado, ejercen un papel importante en factores como el control de peso y las enfermedades gastrointestinales”.

Afirmó que a escala celular, varias personas con obesidad tienen cierto perfil de bacterias que están asociadas con el sobrepeso. Con el uso de estos probióticos se podría causar una modificación en la microbiota, y el estudio pretende investigar si esto impactará positivamente contra la obesidad

La idea del proyecto es administrar un probiótico muy específico, Lactobacillus plantarum, y ver cómo influye en personas con diferentes condiciones.

A partir de marzo comenzarán las pruebas con cuatro grupos de estudio formados por integrantes de la comunidad universitaria, de veinte personas cada uno.

La intención principal de este trabajo, dijo, es producir conocimiento para atender el problema de la obesidad.

EN RESUMEN

  • Los probióticos son microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino
  • Las personas con obesidad tienen cierto perfil de bacterias que están asociadas con el sobrepeso
  • La idea del proyecto es administrar durante cuatro meses el probiótico Lactobacillus plantarum a 20 voluntarios con obesidad. Habrá otros tres grupos de 20 a los que se les suministrarán otras sustancias para comparar resultados
  • En la investigación también colaboran el Centro Universitario de Tonalá, de la Universidad de Guadalajara, y la Universidad Autónoma de Nuevo León

JJ/I