Futbol amañado

(Foto: Especial)

La reapertura de la presunta participación de Javier Aguirre en amaño de partidos abre la interrogante sobre su inocencia o culpabilidad.

El técnico mexicano ya había sido llevado a juicio años atrás cuando en su etapa como técnico del Zaragoza de España habría estado involucrado en el soborno a jugadores del Levante, equipo al que necesitaba vencer para salvarse del descenso en la Temporada 2010-2011.

El caso había sido cerrado, pero en días pasados se reabrió para una nueva investigación, ya que para la fiscalía no está aclarado el destino de las transferencias de dinero que recibieron jugadores y cuerpo técnico del Zaragoza.

Lo que suceda en el corto plazo es desconocido, lo cierto es que posiblemente no será el último caso de corrupción en el futbol, ni tampoco ha sido el primero en el mundo.

 

El escándalo del Totonero

El futbol italiano fue considerado por muchos años la mejor liga del mundo, pero también la que más ha estado en medio de los escándalos, mismos que lo han ensuciado al grado de repercutir en el presente para su debacle.

Milán y Juventus, dos de los clubes más prestigiados de la Serie A, se han visto envueltos en temas escabrosos que lo encaminaron al destierro de la Segunda División como parte del castigo a sus delitos.

En la Temporada 1979-80, el club rossonero quedaría expuesto al peor episodio que manchó su brillante historia.

Su presidente Felice Colombo y el portero del equipo, Enrico Albertosi, fueron encontrados culpables de participar en el Totonero (quiniela negra), que consistía en realizar apuestas clandestinas y en las que también estaban vinculados clubes de la Serie A y B, pero los personajes mencionados fueron suspendidos de por vida, y el Milán pagó la factura al ser descendido.

En 2006, el escándalo se hizo presente una vez más cuando la policía italiana descubrió que algunos clubes como Milán, Lazio, Fiorentina y Juventus habían manipulado el nombramiento de árbitros que les beneficiarían en sus decisiones durante los partidos. La Juve fue el más perjudicado, ya que lo pagó con su descenso a la Serie B, mientras que a los demás les restaron puntos de los que sumaran en la Temporada 2006-2007.

En 2013, el futbol salvadoreño fue señalado porque 14 jugadores fueron encontrados culpables de arreglar partidos para cobrar apuestas, entre los que destacaba una goleada de 5-0 de parte de México en la Copa Oro 2011.

La Premier League inglesa tampoco ha estado exenta de jugadores que se prestaron al soborno para dejar perder a sus equipos.

El caso más sonado ha sido el de Bruce Grobbelaar, Hans Segers y John Fashanu en 1994, quienes fueron acusados de favorecer a una casa de apuestas de Malasia.

Exigen cárcel para Aguirre

El caso de amaño del partido entre Zaragoza y Levante, correspondiente a la Temporada 2010-11, puede traerle graves consecuencias a Javier Aguirre.

Y es que de acuerdo a medios españoles, la justicia pide una condena de dos años de prisión para el mexicano, además de seis de inhabilitación en el futbol, lapso en el que no podría ocupar ningún cargo, tanto deportivo como administrativo o ejecutivo.

La jueza Isabel Rodríguez reabrió el caso luego de un año y La Fiscalía Anticorrupción de España realizó una investigación en la que interrogó a futbolistas que participaron en aquel encuentro y Gabi, ahora jugador y capitán del Atlético de Madrid y ex jugador del Zaragoza, reveló que dio sobres con dinero a Agapito Iglesias, presidente del equipo. Redacción

México, en el ojo de la sospecha

Hasta la fecha, el futbol profesional en México no se le ha descubierto oficialmente algún delito, como los que han afectado a otros países considerados de élite mundial como Italia, Inglaterra y España.

Sin embargo, sospechas hay, y demasiadas, las cuales no se han comprobado, pero siguen haciendo ruido o incomodando como una piedra en el zapato.

Apenas el año pasado el descenso de Jaguares dejó muchas dudas, no por su mal desempeño en la cancha, sino por lo que dejaron de hacer otros que con sus resultados hubieran evitado su caída.

En la última jornada, Jaguares primero requería ganar al Atlas, y después esperar a que Monterrey y Pumas, que se encontraban en buen nivel pero ya clasificados, le ganaran a Morelia y Veracruz respectivamente.

Tanto Rayados y Pumas ofrecieron una actuación poco convincente de acuerdo al nivel mostrado durante el torneo, y Morelia, que era el que contaba con peor porcentaje, se salvó.

En un pasado más lejano también hubo inclusive acusaciones directas con nombres y apellidos. En la Temporada 1988-89, Ángeles de Puebla estaba obligado a ganar al Atlante para mantenerse en Primera División, y ganó 2-0. Años después, Eduardo Rergis reveló que su compañero de equipo, Raúl Arias, quien era defensa azulgrana, tuvo sospechosamente una pésima actuación que repercutió con los dos goles en contra, pero nunca se comprobó nada.

En 2014, el ex jugador Brados Fierros confesó en entrevista para el programa de radio León en Pelotas que en algunas de las tantas finales que La Fiera perdió antes de lograr el ascenso en 2012, algunos jugadores fueron sobornados para bajar su rendimiento justamente en el juego clave.

Uno de ellos fue ante Dorados de Sinaloa en 2004, y Fierros acusó a su compañero el portero Cirilo Saucedo de dejarse anotar goles.

FV/I