No hubo colusión con los rusos, insiste Trump

(Foto: AP)

El presidente Donald Trump rechazó sistemáticamente la idea de que Rusia se inmiscuyó en las elecciones que lo llevaron a la Casa Blanca, desestimando tal afirmación como un engaño y una afrenta a la legitimidad de su victoria.

Sin embargo, en un encausamiento de 37 páginas anunciado el viernes, el fiscal especial Robert Mueller reveló los detalles de un plan ruso diseñado en parte para beneficiar la campaña electoral de Trump. Incluso muestra los contactos entre los extranjeros y los miembros de su campaña, aunque éstos desconocieran la trama.

Este sábado, durante una conferencia en Alemania, el propio asesor de seguridad nacional de Trump, H. R. McMaster, dijo que "las pruebas son incontrovertibles ahora" de que Moscú interfirió en la campaña de 2016.

Hasta ahora Trump había aprovechado el hecho de que la "guerra de información" rusa, como la llamó un alto funcionario del Departamento de Justicia, comenzó en 2014, mucho antes de que el ahora presidente de Estados Unidos anunciara su candidatura a la Casa Blanca. Su equipo subrayó que los intentos rusos para sembrar discordia también beneficiaron supuestamente a Bernie Sanders, quien se postulaba para la candidatura presidencial demócrata.

Según Trump, el encausamiento también demostró que no hubo "ninguna colusión" entre su equipo de campaña y los rusos.

Sin embargo, el gobierno todavía tiene graves preocupaciones sobre la dirección de la pesquisa de Mueller, que no ha mostrado indicios de disminuir y que se ha ampliado para explorar la posible obstrucción de la justicia por parte del presidente y sus principales ayudantes.

 

GE