Belleza y rebeldía

Filmación. Ronan asegura que desde que rodaban Lady Bird se sentía en el ambiente la energía que provocaba el proyecto. (Foto: Especial)

Sólo tiene 23 años y ya tiene nominaciones al Oscar. Saoirse Ronan cruza los dedos y espera que por Lady Bird, este 4 de marzo pueda ser la ganadora a Mejor Actriz en la premiación.

En la ópera prima de Greta Gerwig, que ha recaudado una millonaria taquilla en Estados Unidos, Ronan da vida a una adolescente rebelde en un relato agridulce sobre la búsqueda de la identidad.

Christine, alias Lady Bird no se aleja nada de la realidad. Es una adolescente de Sacramento que ha perdido la fe en el mundo: se avergüenza de su familia, detesta el colegio de monjas en el que estudia, fracasa en su primera tentativa amorosa y sueña con ser aceptada en Yale, a pesar de su pésimo expediente académico.

Ella vive en un caos tan grande, que puede saltar de un coche en plena marcha cuando discute con su madre.

"Sin embargo, cuando ves el final de la película es imposible resistir la tentación de coger el teléfono y llamar a tu madre para darle las gracias", aseguró Saoirse Ronan a El Mundo.

La joven recordó que al leer por primera vez la historia, se le hizo cautivadora, no pudo dejar de leer, y cada personaje era para ella una pieza del engranaje en una maquinaria complicadísima, llamada la nueva generación que nació en los años 90.

La artista, que nació en Nueva York en 1994, ya había demostrado sus dotes de actriz desde Expiación, deseo y pecado, Desde mi cielo y El gran hotel Budapest, pero ahora la crítica no duda en que es una fuerte candidata para llevarse el Oscar, y celebran que un filme independiente se hiciera un fenómeno mundial.

Saoirse Ronan aseguró que desde que rodaban la cinta se sentía en el ambiente la energía que provocaba el proyecto.

“No es sólo una película oportuna, sino también una apuesta valiente, pues se adentra en un terreno poco transitado por las cámaras como es la adolescencia”, añadió.

“Y lo hace sin seguir los patrones convencionales, sin incurrir en estereotipos sobre la virginidad, el amor romántico o la iniciación en la vida adulta. Lady Bird es mucho más que eso. Cada pequeño detalle está cargado de significado”.

La película ha recibido en la web de críticas de cine Rotten Tomatoes mejores comentarios que Ciudadano Kane y El Padrino. Hay quienes le ven pinta para convertirse en un clásico, pues es un relato universal.

“Todo el mundo ha pasado por experiencias similares, no sólo en la adolescencia, también en la vida adulta. La sencillez de la película es sólo aparente, pues cada escena está pensada para profundizar en los instantes cotidianos”.

“La vida real aparece diseccionada como en un álbum de fotos que nos permite observarla y analizarla desde una perspectiva diferente. Es posible, o así lo espero yo, que dentro de 20 años la gente siga encontrando respuestas en este filme o, al menos, planteándose ciertas preguntas”.

Afirmó que esta cinta le hizo repasar parte de su historia. De pequeña, se mudó a Irlanda con su familia, y a sus 17 años soñaba con estar en Nueva York.

“Hay cosas que me recuerdan a mí, pero me identifico más con las situaciones que le toca vivir que con su forma de abordarlas. En ese sentido, lo que me conmueve de ella es que, a pesar de las dudas que la acechan y de los errores que comete, se las ingenia para mantener intacta su esencia”.

“De este personaje he aprendido muchas cosas, pero sobre todo a valorar las relaciones con los demás. A veces los amigos o tu familia no te comprenden, o al menos así lo sientes, pero eso no quiere decir que no sean fundamentales para seguir adelante”, explicó.

El amor al arte lo aprendió de su padre, Paul Ronan.

“Siempre él ha dicho que el éxito no está garantizado, que hay que luchar para que las cosas salgan como uno quiere sin dejar de ser fiel a ti mismo. Mis padres me criaron para que tuviera la oportunidad de ser realmente quien quería. No en vano en irlandés Saoirse significa libertad”, explicó.

La peor juez para su trabajo es ella misma, no le gusta verse en un filme.

“No ruedo películas para verme en el cine. Para eso están los otros títulos de la cartelera. Para mí lo importante, lo que realmente me satisface, es el proceso que me lleva a meterme en la piel de cada personaje. En mi trabajo me interesa más el viaje que el destino”, comentó Saoirse Ronan a El Mundo.

Esta actriz puede contar cómo de adolescente recibió la noticia de su primera nominación al Oscar, y aunque ahora es la tercera y muchos apuestan por ella, prefiere no especular.

“Todo lo que me ha dado esta película se lo dedico a mi madre, por haber estado siempre ahí cuando la he necesitado”, concluyó.

Sabías que…

Su primer nombre es irlandés y significa libertad. Su apellido significa pequeño sello

Su padre es el actor Paul Ronan, conocido por películas como Enemigo íntimo (1997) y Veronica Guerin (2003)

No ama el futbol, pero le va al Manchester United

En 2008, a los 13 años, se convirtió en la séptima actriz más joven en ser nominada para un premio de la Academia a la Mejor Actriz de Reparto por su papel en Expiación, deseo y pecado (2007)

Peter Jackson la eligió como el personaje principal en su película Desde mi cielo (2009); se basó en una cinta de audición que ella envió desde Irlanda. Quedaron tan impresionados con la grabación que ni siquiera la conocieron antes de ofrecerle el papel

Es una gran fanática de Breaking bad

Sus cinco películas favoritas son Taxi Driver (1976), Nido de ratas (1954), ¡Three amigos! (1986), Eraserhead (1977) y Windy City Heat (2003)

Filmografía

Lady Bird, 2017

Cartas de Van Gogh, 2017

Brooklyn: Un nuevo hogar, 2015

Lost River: Un lugar misterioso, 2014

El gran hotel Budapest, 2014

How I live now, 2013

La huésped, 2013

Hanna, 2011

Camino a la libertad, 2010

Expiación, deseo y pecado, 2007

FV/I