Limitados

(Foto: Imago7)

La historia de Chivas es prácticamente la misma en todos sus partidos desde el torneo pasado. La mayoría en la actual temporada –a excepción del partido ante Puebla- han ejercido un dominio sobre sus rivales en posesión de balón y aproximaciones con jugadas elaboradas.

Fue el Guadalajara de siempre, y estuvo cerca de perder, pero por fin pudo al menos obtener un punto en su estadio para un 1-1 que tampoco no es de gran beneficio a su causa de escalar posiciones en la tabla general y los 6 puntos lo siguen marginando de los primeros ocho lugares generales.

Y en el juego frente a Pachuca, ya en la fecha 8, ya casi en la mitad del Clausura 2018, la consigna para el Guadalajara era ganar como local por lo cual no solo se trataba de jugar bien sino de reflejarlo en el marcador para brindar el primer triunfo en casa.

Pero Matías Almeyda tenía el dilema de que el próximo jueves inicia su camino en la Liga de Campeones de Concacaf que otorga un boleto al Mundial de Clubes.

Por lo tanto hizo ajustes en su once titular en relación al encuentro pasado contra Gallos Blancos.

El técnico experimentó con Miguel Basulto en la defensa, Gael Sandoval y Jesús Godínez como novedades, y retrasó a Carlos Cisneros como lateral derecho. En la banca se quedaron Pereira, Eduardo López e Isaac Brizuela, y Jesús Sánchez no fue ni convocado.

Pese a los cambios el equipo mostró buena dinámica destacando el despliegue y presencia de Pizarro y Pulido, pero sus disparos o remates de cabeza eran rechazados por el portero Alfonso Blanco o se estrellaban en los postes.

Tal como sucedió en jornadas anteriores al errar tantas opciones de gol tan claras la confianza se comenzó a perder, pero para su fortuna Pachuca que después de ser campeón en el Clausura 2016 disminuyó su potencial y con mucha discreción se acercó al área rojiblanca.

Para la segunda parte tras unos minutos de esperar Almeyda lanzó a la cancha a Isaac Brizuela y después a Eduardo López. Cuando apenas se acomodaban las piezas, Pachuca llegó por primera vez con un centro de Erick Aguirre para que Angelo Sagal rematara en el área con la complicidad de una defensa sin coordinación al ganar el salto y conectar de cabeza al 71.

Pero Chivas reaccionó a tiempo y en un tiro de esquina al 75 Pulido fue sujetado por Raúl López por lo que el árbitro Jorge Pérez señaló el penalti que ejecutó impecable Alanís para el 1-1.

Cuando parecía que Pachuca le quitaba el primer punto a Chivas en casa luego del penal cometido por Alanís, Sagal estrelló en el poste su disparo al 85´.

El Rebaño no perdió, pero tampoco ganó, la liguilla se aleja, y su objetivo ya será muy pronto el torneo de Concacaf.

FV/I