Refrescan los oficios que se perdieron

Realizadoras. Jeanette Letrado, realizadora del video documental que detona la puesta, y Claudia Anguiano, directora, ofrecen este trabajo de rescate de la memoria urbana. (Foto: Cortesía Secretaría de Cultura)

En lugar de actores, la puesta en escena Ambulante voces de la calle, de la compañía tapatía Bazar Teatro, está narrada por quienes de hecho vivieron esta historia. Como cuando la directora Claudia Anguiano era una niña, los espectadores escucharán las voces de un mundo que en apariencia todos conocen o han escuchado algo sobre él: el de los múltiples oficios que convergen en un mercado. Sólo que esta vez estarán más cerca de él, conocerán la nostalgia, las dificultades, el orgullo y la importancia de quienes hoy en día todavía realizan trabajos como llevar música a las calles de la urbe, o escribir cartas y documentos ajenos.

En entrevista con NTR, Anguiano comentó que esta obra nació primero con un experimento: el de recorrer el mercado El Baratillo, cuyos barullos conoce de cerca, y acercarse a aquellos personajes que estuvieran dispuestos a contar sus historias, primero a través de un video que forma parte de la puesta y luego de manera más directa, llevando a estos personajes al escenario a que fueran ellos mismos quienes hablarán de la experiencia.

“Surgió de la necesidad de preguntarnos dónde están esas personas que algunos vimos al crecer, que se encuentran en la memoria visual y auditiva de nosotros. Yo viví muchos años a una cuadra del Baratillo ahí hay un mundo de gente que va a vender sus cosas cada domingo… hay muchos que ya no existen. De mi memoria surgió esta curiosidad, mi forma de trabajar siempre va en búsqueda de eso, de preguntarme cosas que recuerdo, pero también la tecnología, los cambios desbordados de la ciudad, las necesidades, el consumo inmediato en cada esquina: todas las cosas que han cambiado desde entonces”.

Los afiladores, los organilleros, los pajareros, María del Carmen –una educadora popular feminista– y José Luis Partida –un escribano, uno de los últimos que hay–, cuentan esta historia, para la que la producción decidió no utilizar un teatro grande, sino el mismo escenario, en el que caben 60 personas por función en un encuentro íntimo.

“Nos acercamos a ellos de manera cordial para las entrevistas y nos dimos cuenta de que todos tienen algo que decir” contó la directora. “Queríamos conocer lo que los hace seguir en su oficio, qué los mueve y todo lo que hay alrededor de su mundo ahora”.

Mario Iván Cervantes será el único actor profesional en la puesta: su papel será el de la nostalgia. Para ello el equipo de Bazar Teatro preparó un esquema en el que se abordan las varias líneas del oficio. Montserrat Sosa, productora del montaje, comentó que las obras como ésta son un aprendizaje diferente para todos, tanto para los no actores como para quienes trabajan con ellos y vuelven a ver el valor de una herramienta como el teatro documental.

“Para todos fue encontrarnos con otros mundos que no conocíamos y eso siempre es enriquecedor tanto en la experiencia profesional como en la humana”, contó.

Sin pretender aleccionar o enseñarles a los espectadores la importancia de estos oficios, Claudia Anguiano mencionó que lo que busca es que formen parte de la experiencia, o al menos de una experiencia más cercana.

Asiste

Ambulante, voces de la calle es una pieza de teatro documental realizada con el apoyo del programa Jalisco a Escena en 2017 –que entrega la Secretaría de Cultura de Jalisco– en la categoría de Teatro Experimental. La obra se presentará el 24 de febrero, 2 y 3 de marzo, a las 20 horas en el Foro de Arte y Cultura. El cupo por función está limitado a 60 personas y los boletos ya se encuentran a la venta en el sistema Ticketmaster

____________

“Yo viví muchos años a una cuadra del Baratillo ahí hay un mundo de gente que va a vender sus cosas cada domingo… hay muchos que ya no existen”
Claudia Anguiano, directora

JJ/I