Los neandertales son los padres del arte

ESPAÑA. Las figuras realizadas con pigmento de color rojo fueron encontradas en tres cuevas en lo que ahora es Málaga, Cantabria y Maltravieso. (Foto: Especial)

Si el arte es lo que separa a los humanos de otras especies, un nuevo hallazgo plantea la necesidad de reconsiderar el papel del Homo sapiens en este planeta.

Los verdaderos pioneros del arte plástico, en su expresión pictórica, no fueron los humanos primitivos, sino los neandertales, quienes dibujaron en las paredes de cuevas e hicieron adornos personales miles de años antes, por lo que ahora son considerados los primeros artistas sobre la Tierra, según un nuevo estudio publicado en la revista Science.

Las pinturas pertenecen a tres cuevas españolas: Ardales (Málaga), La Pasiega (Cantabria) y Maltravieso (Cáceres).

Este descubrimiento lo hizo un grupo internacional de investigadores que estudió pinturas y ornamentos personales hallados en cuevas costeras ubicadas en el sureste de España, que datan de hace al menos 64 mil años, casi 20 mil años antes que las pinturas más antiguas hechas por humanos.

Contrario a la visión tradicional de ellos como seres brutos, resulta que los neandertales eran artistas y habrían llevado a los humanos modernos a las cuevas y les mostraron cómo pintar, afirman los investigadores.

Las figuras se realizaron con pigmento de color rojo, hematites o un ocre.

El colorante se reducía a polvo machacándolo y se mezclaba con agua. La aplicación en las manos de Maltravieso se hizo soplando el pigmento mediante un aerógrafo rudimentario formado por dos cánulas de hueso o vegetal.

“En la cueva de La Pasiega se utilizó, muy probablemente, el dedo o un pincel. Y en el caso de Ardales, todo apunta a que fue pigmento aplicado con los dedos”, declaró el investigador Marcos García Diez, coautor del trabajo en la Universidad Isabel I de Burgos.

Las pinturas son simples desde el punto de vista creativo. En Ardales son concentraciones de color con formas alargadas o pseudoelipsoidales sobre formaciones de calcita. En La Pasiega aparecen dos líneas verticales y largas más o menos paralelas que se unen por otras líneas horizontales formando una escalera.

Por último, en la cueva de Maltravieso hay, sobre todo, manos. “A pesar de que las veamos como un tema figurativo, desde el punto de vista artístico son muy simples, porque son siluetas obtenidas por la proyección del colorante tras colocar la mano sobre la pared”, explica García Diez.

Significado desconocido

“Son símbolos que pertenecen a un lenguaje gráfico del que no conocemos las claves para interpretarlos”, dijo Joao Zilhão, coautor del estudio en la Universidad de Barcelona. “Pero lo que sí sabemos es que están implantados en zonas cercanas a la cueva o en lugares no escondidos, creemos que para ser fácilmente visualizados y de un acceso no restringido”.

También se desconoce con qué criterio elegían el lugar donde pintaban. Todo parece apuntar que los espacios naturales, como las cuevas, podrían tener una simbología para los grupos de cazadores-recolectores.

“Es como dar un dimensión simbólica a las arquitecturas naturales, tal y como hacemos hoy en día con muchos espacios religiosos o de otro tipo”, añadió Zilhão.

Estos resultados confirman la idea de que los grupos neandertales tenían capacidad y herramientas para desarrollar un lenguaje gráfico perdurable como es el arte rupestre.

“Había defensores, como el compañero Zilhão, que apoyaban la complejidad simbólica de los neandertales, centrada en la decoración corporal, pintándose e incluso adornándose con plumas o colgantes. Hoy sabemos algo más: que pintaban para transmitir ideas en soportes a través de formas perdurables en el tiempo y en espacio concreto”, relata García Diez.

Para los autores, los conceptos que hay detrás de esos motivos son el mejor ejemplo de la identidad y cohesión de los grupos humanos, ya que el lenguaje, en este caso gráfico y artístico, es social.

El arte rupestre que representa formas abstractas y plantillas de mano en tres cuevas españolas se remonta a hace 64 mil 800 años. Los ornamentos personales encontrados son aún más antiguos que las pinturas: datan de 120 mil a 115 mil años atrás, época en la que solamente los neandertales habitaban en Europa, refiere el geocronólogo Dirk Hoffmann del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

Los artefactos en cuestión consisten en conchas marinas pigmentadas con agujeros artificiales, al parecer para usar en collares, y conchas marinas que contienen restos de mezclas de pigmentos, agrega Hoffmann, autor principal del estudio publicado este jueves.

Si los neandertales tenían la capacidad para el pensamiento simbólico, crucial para usar dibujos o lenguaje para representar ideas y objetos, esa capacidad se pudo haber desarrollado hace al menos 500 mil años en un ancestro compartido con humanos, sugieren los investigadores.

Lo anterior desbanca la creencia de que el arte es un comportamiento exclusivo de nuestra especie, destacan los científicos, quienes utilizaron una técnica llamada uranio-torio para obtener edades precisas.

Esta técnica se basa en medir la descomposición radiactiva del uranio que se incorpora a las costras minerales que se forman sobre las pinturas.

El profesor Alistair Pike, de la Universidad de Southampton, quien es coautor del estudio, dijo que “poco después del descubrimiento del primero de sus fósiles en el siglo XIX, los neandertales fueron retratados como brutos e incultos, incapaces de arte y comportamiento simbólico, puntos de vista que persisten hasta hoy”.

*Con información de Notimex y Agencia SINC

FV/I