Jorge Drexler finalmente llega a casa


Al cantautor uruguayo Jorge Drexler, le salieron fans hasta debajo de las piedras en Guadalajara. En su tercera visita a la ciudad consiguió prácticamente abarrotar el Teatro Diana la noche de este sábado y lo hicieron sentir como en casa.

En sus visitas en 2013 y 2014 al Teatro Estudio Cavaret de esta ciudad, apenas había logrado reunir a unos cientos de personas y ver el foro lleno lo sorprendió.

"La canción es como los conciertos, uno hace la convocatoria y el público hace el trabajo y vean qué trabajo ha hecho el público tapatío", expresó.

"Tengo recuerdos imborrables, aquí célebre mis 50 años y fue la primera vez que nos tiraron un sujetador, no nos pasó nunca más", recordó entre risas antes  de cantar Abracadabras.

Noche de homenajes

Drexler llegó  a Guadalajara como parte de la gira que apoya su disco Salvavidas de hielo. Desde que inició el recital con Movimiento y Río abajo, el cantautor no estuvo  solo, cada uno de sus temas los coreó el público a veces como murmullo como en la canción "sobre la oscuridad y la incertidumbre", 12 segundos de oscuridad y en otras como Estalactitas y Universos paralelos, a gritos, con aplausos fuertes, al ritmo de cada pieza.

Musicalmente, de forma sutil, la banda de Drexler tejió texturas con base en el jazz y el candombe, con pasos discretos al folk y el rock suave, pero sobre todo le dieron peso específico a las guitarras, el instrumento principal de los temas del disco Salvavidas de hielo y que fue protagonista de un largo set acústico en el cual Drexler complació a quien le pidió Don de fluir, tocó Fusión y recordó la influencia de Joaquín Sabina en su carrera con los temas Milonga del moro judío, la primera  que escribió en décimas y Pongamos que hablamos de Martínez, donde relata cómo decidió dejar la Medicina e irse a Madrid a cantar.

Final de fiesta

Drexler se pronunció por el cuidado del planeta antes de Despedir a los glaciares, dedicada al fallecido cantautor canadiense Leonard Cohen. También recordó a Tom Petty en Antes y tras dos horas de actuación amenazó con despedirse al interpretar Silencio.

Y después de la bohemia Jorge Drexler puso de pie al público con Telefonía, Bailar la cueva y se bajó del escenario para bailar con algunas asistentes para ponerle toque de fiesta al show que culminó con Todo se transforma y Quimera y Drexler, pasada la medianoche agradeció que por dos horas y media todos se hubieran olvidado del mundo y sus penas.

EH